GENTE

Lola Flores

Lola Flores, acompañada de su marido, Antonio González, El Pescailla, de sus hijos Lolita, Rosariyo y Antonio, y de otros familiares y amigos, cenaba plácidamente el jueves último en el restaurante madrileño Casa Lucio, olvidando quizá sus recientes problemas con el fisco, cuando apareció Marí Carmen, la de sus muñecos, acompañada de un caballero. Después de saludar cariñosamente a quienes se sentaban junto a la Lola de España, así como a otros comensales próximos, entre ellos Marujita Díaz, Mari Carmen hizo estallar en una carcajada a todos los presentes cuando, guiñando un ojo con gesto de complicidad, se despidió socarronamente con un "me voy corriendo y me llevo a este señor, que es de Hacienda".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de mayo de 1987.