Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la musa del 'Diván del Tamarit', de García Lorca

Clotilde García Picossi, de 96 años, prima de Federico García Lorca y propietaria de la cantada Huerta del Tamarit, falleció el jueves en una clínica de Granada.Clotilde García Picossi, siete años mayor que su primo, participó con Federico en las repreentaciones teatrales que organizaban los niños en Fuentevaqueros. Posteriormente adquirió la Huerta del Tamarit situada en la vega de Granada, colindante con la Huerta de San Vicente, donde vivió la familia García Lorca.

En la Huerta del Tamarit, Lorca pasó muchas temporadas, y la inmortalizó en alguno de los versos del libro Diván del Tamarit, el último que publicó en vida.

Clotilde García Picossi inspiró a Lorca un triste y a la vez tierno pasaje de La casa de Bernarda Alba, cuando Adela, enclaustrada en su casa por el luto riguroso se pone un vestido de color verde y sale al corral para que al menos la admiren las gallinas.

La cárcel del luto

En una entrevista que reproduce el libro de Antonio Ramos Espejo El cinco a las cinco con Federico, Clotilde García Picossi recuerda aquellos dos vestidos que debía estrenar, cosa que le impidió la muerte de su abuelo: "Era una cárcel llevar luto. Yo tenía aquella ropa tan bonita. Y no podía estrenar aquel vestido. Entonces cogí y me vestí con todos los abalorios que tenía. Con muchos adornos, muchas cosas, los zapatos de color. Me vestí y sali al corral, ¡pío, pío, pío ... ! para que me vieran por lo menos las gallinas. Como no era cosa de salir a la calle...".Después de que Lorca se refugiara en la casa de Luis Rosales, en donde fue detenido, al estallar la guerra civil, todos sus familiares, previendo represalias, se marcharon a la Huerta del Tamarit. Hasta allí fueron a buscar a Federico. Según Clotilde García Picossi, un comando faccioso incluso registró en unas orzas que contenían agua.

Clotilde García Picossi fue testigo de algunas de las representaciones de los Títeres de Cachiporra, realizados por Hermenegildo Lanz, con guión de Lorca y música interpretada al piano por Manuel de Falla.

Clotilde García Picossi siempre se confesó gran lectora de las obras de su primo, y mostraba especial preferencia por Bodas de sangre. En el libro citado de Antonio Ramos Espejo, Clotilde García Picossi evoca la representación en Fuentevaqueros de la obra La alegría de la huerta, donde ella, con 10 años, aparecía conduciendo de la mano a Federico, "que iba vestido de gitanillo".

"La gente nos veía desde los tejados. Ya dimos sesiones por dinero y todo. En Fuentevaqueros había mucha afición al teatro. Y los García, todos muy aficionados, porque tocaban la guitarra y cantaban muy bien", decía Clotilde García Picossi. Clotilde García Picossi vivió en la Huerta del Tamarit hasta hace pocos años, en que, al agravarse su enfermedad, fue internada en una clínica por sus familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de marzo de 1987