LA PLAGA DEL SIGLO XX

Tres enfermos del hospital de Bellvitge recibieron sangre con anticuerpos del SIDA

Tres enfermos ingresados en la residencia de la Seguridad Social de Bellvitge recibieron transfusiones de sangre que contenía, sin lugar a dudas, anticuerpos del SIDA durante los cuatro meses en que el hospital incumplió la normativa de la Generalitat que obligaba a todos los bancos de sangre de Cataluña a efectuar la prueba para detectar los anticuerpos de la enfermedad. De los tres pacientes, uno recibió la transfusión en estado ya muy grave, y falleció hace un mes a causa de la enfermedad que ya padecía. Los otros dos serán llamados inmediatamente por las autoridades sanitarias para comunicarles su situación y realizarles, si ellos quieren, un análisis de sangre para averiguar si han recibido el virus de la enfermedad. Ayer se iniciaron las investigaciones ordenadas por el ministerio fiscal para determinar las responsabilidades penales.

El conseller de Sanidad y Seguridad Social comunicó ayer oficialmente el resultado de lo análisis practicados a 5.300 muestras de sangre que se conservan, con las que se han realizado 1.800 transfusiones a uno 1.300 pacientes del hospital. La primera prueba ELISA dio cuatro positivos ciertos y uno dudoso. La segunda prueba confirmó ayer por la mañana que tres de las muestras presentaban anticuerpos del SIDA. El test Western-Blot practicado a continuación, con firmó definitivamente, sin luga a dudas, que las tres contenían anticuerpos, lo cual constituye un indicador indirecto de que también portaban el virus, aun que existe teóricamente un pequeño margen de que no sea así.

200 donaciones por controlar

Según explicó Enric Argelagués, director del Programa de Donación y Transfusión Sanguínea de Departamento de Sanidad, quedan por controlar unas 900. donaciones -de las que no se dispone de ninguna muestra- con las que se han efectuado unas 230 transfusiones a 150 enfermos. Estos enfermos recibirán inmediata mente una carta en la que se les invitará a someterse, si quieren, a la prueba de anticuerpos del SIDA en su sangre. El riesgo de que entre estas bolsas pudiera haber alguna otra partida contaminada es relativamente bajo. Según Argelagués, las previsiones oscilan entre que no haya ninguna, que haya una o a lo sumo dos. Si alguno de los receptores de estas transfusiones presentara anticuerpos del SIDA, se identificaría inmediatamente a los donantes de esa sangre para comunicarles su situación.En cuanto a los dos pacientes que con seguridad han recibido sangre con anticuerpos del SIDA, existen considerables posibilidades de que se les haya inoculado también el virus, lo que no implica necesariamente que vayan a contraer la enfermedad, aunque tienen bastante riesgo de desarrollarla y sí pueden transmitirla. Según el conseller Laporte la investigación que falta se prolongará por lo menos durante diez días.

Investigación policial

Mientras tanto, ayer se iniciaron formalmente las investigaciones policiales encaminadas a determinar si existen responsabilidades penales en el incumplimiento de, la normativa. Ante la Brigada de Homicidios del Cuerpo Superior de Policía fueron llamados a declarar ayer el director gerente, Fortunato Frías, el dimitido director médico, Josep Maria Capdevila, la directora del Banco de Sangre, Carme Ferrán, y el presidente de la Asociación de Facultativos del Hospital, doctor Xavier Bastida, asociación que había encargado a sus servicios jurídicos un estudio sobre la posibilidad de presentar una querella criminal con, el fin de que se depurasen las responsabilidades penales que pudiera haber.La investigación ha sido ordenada por el ministerio fiscal a raíz de la publicación de la noticia de que una paciente podría haber recibido sangre contamianda. Los análisis posteriores demostraron que, a pesar de haber dado positivo en la primera prueba, se trataba de un falso positivo, por lo que la paciente que recibió la transfusión no corre ningún peligro.

El hecho de que se laya confirmado ahora de que por lo menos dos pacientes pueden desarrollar la enfermedad por haber recibido sangre contaminada atribuye mayor gravedad penal al incumplimiento de la normativa, puesto que además de un delito contra la salud pública tipificado en el Código Penal, podría darse el resultado de un daño cierto.

"Gravísima negligencia"

El conseller Laporte calificó de gravísima negligencia" el incumplimiento de la normativa y manifestó haber quedado "absolutamente parado", cuando el director general del Instituto Catalán de la Salud, Xavier Trías, le comunicó la situación el pasado jueves 26. Sobre las posibles responsabilidades, Laporte ratificó que no se adoptará ninguna decisión hasta que concluya la investigación oficial, aunque afirmó con rotundidad que: "No dudo en calificar este incumplimiento de muy grave y les aseguro que quien haya faltado, pagará las consecuencias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 04 de marzo de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50