Visto el recurso de Cela sobre el manuscrito de 'Pascual Duarte'

En la Sala de lo Civil de la Audiencia Territorial de Burgos tuvo lugar ayer la vista del recurso de apelación presentado por el escritor Camilo José Cela contra una sentencia del Juzgado de Instrucción de Santander que atribuye la propiedad del manuscrito de la novela La familia de Pascual Duarte a la Diputación de Cantabria. El litigio por la propiedad del manuscrito de la primera novela de Cela, publicada hace 45 años, se inició hace más de un año a raíz de que el escritor santanderino José María de Cossío lo donase junto con su biblioteca de la casona de Tudanca a la Diputación cántabra.

Camilo José Cela, que hacía años se lo había regalado a su amigo Cossío, "culpable máximo de que esto haya llegado a publicarse", según reza la dedicatoria, reclamó entonces la propiedad, a lo que la Diputación se negó, por lo que el escritor recurrió a los tribunales. El Juzgado de Santander dio la razón a la Diputación, continuando el litigio ante la Audiencia Territorial de Burgos, que ayer vio el recurso de apelación y dictará sentencia en próximos días.

Manuscrito regalado

La familia de Pascual Duarte fue publicada por primera vez en 1942, en una modesta editorial de Burgos, propiedad del coronel Aldecoa, después de que otros editores la rechazaran preocupados por su contenido. La casualidad hizo que Cela entrara en contacto con un joven de Burgos, Rafael Aldecoa, hijo del editor, al que la novela le pareció sensacional y se atrevió a publicarla, aun a riesgo de que se le echase encima la censura.Por aquel entonces, cuando el libro apareció en los escaparates, José María de Cossío tenía ya casi convencido al editor José Janés de que el Pascual Duarte y Cela merecían su atención. Como pago de esta ayuda y confianza, Cela le regaló el manuscrito ahora en litigio.

La novela fue un éxito y supuso un acontecimiento literario en el desolado pasaje de las letras de posguerra. Hoy, después de 45 años de su publicación, esta obra, escrita por Cela a los 25 años, es quizá, después de El Quijote, la novela española traducida a más idiomas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de febrero de 1987.