Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gorbachov califica de "gran error" la ruptura del SALT II por Estados Unidos

El máximo dirigente soviético, Mijail Gorbachov, calificó ayer en Nueva Delhi de "gran error, que hará más difícil la búsqueda del desarme" la decisión de EE UU de sobrepasar los topes fijados por el Tratado de Limitación de Armas Estratégicas (SALT II), firmado en 1979 por Washington y Moscú.En una conferencia de prensa celebrada en la capital de la India, en la última jornada de su visita oficial de cuatro días a ese país, Gorbachov dijo: "Si las informaciones [sobre la ruptura del SALT II por parte de EE UU] son verídicas, esa decisión contradice toda la lógica de las conversaciones de Reikiavik y las declaraciones que la parte norteamericana hizo después de la reunión de Islandia" entre el presidente de EE UU, Ronald Reagan, y el propio Gorbachov.

El Pentágono informó anoche que había puesto en servicio su bombardero estratégico B-52 número 131, capacitado para transportar 12 misiles de crucero. Al no haberse desmantelado ninguno de los tres submarinos Poseidón, Estados. Unidos dispone ahora de más de 1.320 lanzadores de misiles estratégicos, que era el límite establecido por el Salt II.

El tratado nunca fue ratificado por el Senado de Estados Unidos, por lo que, a juicio de la Administración de Reagan, no puede hablarse de una violación de un acuerdo.

El alto funcionario soviético Vladimir Lomeiko declaro ayer en Viena que esa decisión invalida la totalidad del tratado, y calificó la jornada de ayer de "día negro para el mundo". Fuentes políticas de EE UU definieron como un "error histórico" la ruptura del SALT II decidida por la Administración de EE UU. El Gobierno de la República Federal de Alemania, por su parte, hizo pública ayer su postura a favor del respeto de los límites fijados en el citado acuerdo soviético- norteamericano. El Reino Unido y Holanda expresaron el jueves una postura similar.

La URSS en Afganistán

Con relación a la presencia soviética en Afganistán -cifrada por fuentes occidentales en 115.000 hombres-, el líder soviético afirmó que existen "perspectivas de solución de este problema en un futuro próximo". Gorbachov agregó: "Estamos en favor de una solución política de la cuestión, por un Afganistán no alineado, neutral e independiente".El dirigente soviético regresó ayer a Moscú, tras una visita en la que, según los observadores, se estrecharon las relaciones bilaterales y entre el propio Gorbachov y el primer ministro indio, Rajiv Gandhi.

En su conferencia de prensa, Gorbachov se refirió asimismo a otras cuestiones. Sobre las relaciones chino-soviéticas, dijo: "La mejora de nuestras relaciones con China no debilitará las que mantenemos con la India". Las diferencias territoriales entre Nueva Delhi y Pekín deben solucionarse, dijo, "con un espíritu de comprensión mutua y por medios pacíficos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 1986