Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El protagonismo de las minorías

El desarrollo en el Congreso del debate de los Presupuestos Generales del Estado para 1987 ha puesto de manifiesto la cohesión, en unos casos, y la preparación, en otros, de los diversos grupos parlamentarios. El comentario generalizado en esta ocasión, a diferencia de años anteriores, ha sido que AP fla quedado diluida. "No han dejado perfiladas sus posiciones; han realizado defensas de tercer nivel", comentaba un dirigente del Grupo Parlamentario Socialista. Se han reconocido algunas excepciones, como fueron las notables intervenciones de los diputados populares Rodrigo Rato, José Manuel Roniay Beccaría e Isabel Tocino."Los presupuestos han quedado en manos de José Antonio Segurado", era el segundo comentario. Ciertamente los liberales Antonio Jiménez Blanco y Ana Yábar fueron las voces más contundentes de Coalición Popular.

Los parlamentarios del CDS dieron muestras de poca experiencia en la tribuna y defendieron sus enmiendas "sin fibra parlamentaria", según se enjuició desde los bancos del PSOE. No así los diputados del PDP, muy veteranos en su mayoría, con ex ministros centristas en sus filas, capaces de mantener un tono alto con comodidad durante el tiempo que fuera preciso.

Los socialistas se inquietaron con las intervenciones de los diputados de Izquierda Unida, Ramón Tamames y Nicolás Sartorius. "Erudito" el primero y "ácido" el segundo. En las filas del PSOE no hubo exceso de brillantez, con excepciones, como Ciriaco de Vicente, que logró la atención de la Cámara. "El partido del Gobierno no tiene por qué calentar el debate, nosotros nos limitamos a defendernos, el protagonismo tiene que estar en la oposición", justificaron en la dirección del Grupo Socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 1986