Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición moderada crea una nueva coalición en Chile

Una nueva sigla apareció en el bosque de coaliciones opositoras al régimen del general Augusto Pinochet con que Chile está poblado. El Ande, Acuerdo Nacional Democrático, que han creado dirigentes de 13 partidos de derecha, centro e izquierda moderada para impulsar un movimiento para las elecciones libres en 1989. Pero, desde su nacimiento, el nuevo acuerdo apareció preñado de dificultades, al no ser reconocido ni suscrito por algunos de los organismos dirigentes de los partidos integrantes.

La estrategia de Ande incluye, de hecho, la admisión de la Constitución del régimen, y la renuncia a intentar su derrocamiento antes de 1989. La coalición, impulsada por los secretaríos generales del derechista Partido Nacional, Pedro Correa, de la Democracia Cristiana, Eugenio Ortega, y del Partido Socialista de Chile, Jorge Molina, pretende una movilización social para obtener una modificación de la Constitución que permita elecciones libres, y no un plebiscito con un candidato propuesto por la Junta Militar, según está previsto. Enuna segunda etapa, los partidos integrantes del Ande deberían elegir a un candidato común, por consenso, que diera, garantías a las Fuerzas Armadas y a la población de que existe una alternativa clara.El Ande se formó, además, con críticas veladas por la ineficacia e inmovilismo del Acuerdo Nacional, un pacto suscrito hace 15 meses por partidos de centro, derecha e izquierda para negociar con las Fuerzas Armadas. Ese fue el orgien de la dificultades iniciales del nuevo organismo.

Los tres impulsores del Ande se reunieron con dosmiembros de la Junta de Gobierno, el almirante José Toribio Merino, y el director general de Carabineros, Rodolfo Stange. Ambas reuniones duraron más de una hora, y fueron las primeras conversaciones que miembros de la junta han sostenido en 13 años con un grupo opositor que incluya a los socialistas.

Durante este el fin de semana los roces,y debates dentro de los partidos eran perceptibles a causa de esta una nueva sigla, que algunos consideran prometedora, y otros, simplemente, un organismo creado con precipitación por algunos dirigentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de noviembre de 1986