Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTO EN EL ATLÁNTICO SUR

Moscú condena la decisión de Londres

PILAR BONET Moscú condenó ayer la decisión británica de extender hasta 150 millas marinas la zona pesquera alrededor de las islas Malvinas, pero no comunicó cómo va a repercutir la medida sobre las actívidades de la flota pesquera soviética.

Buques soviéticos, entre otros, faenan en los amplios caladeros del Atlántico Sur y sus actividades y desplazamientos son poco controlados en la actualidad. La URSS y Bulgaria firmaron en julio pasado sendos convenios de pesca con Argentina. El convenio con la URSS, que no ha entrado en vigor todavía, es interpretado en el Reino Unido como un intento de legitimar la soberanía argentina sobre las Malvinas y la zona marítima de exclusión circundante.

Un portavoz de la Embajada argentina señaló ayer que el convenío, que tiene prevista una duración de dos años, está concebido como un marco de acción y no ha sido ratificado aún por el Congreso argentino.

El portavoz argentino no pudo precisar en qué medida el convenio, una vez aprobado, entrará en conflicto con la ampliación de la zona exclusiva por parte del Reino Unido. Tanto las zonas de pesca como los volúmenes de captura permitidos deben ser deterirúnados aún por la Secretaría de Pesca argentina, señaló el portavoz.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de la URSS lamentó ayer que el Reino Unido dé "pasos unilaterales que van en contra de las decisiones de la ONU" en relación a las islas Malvinas. Guenadi Guerasimov acusó al Reino Unido de "no haber hecho nada para cumplir las resoluciones de la ONU" y de "dificultar su cumplimiento con sus acciones unilaterales".

Gorbachov, a Buenos Aires

A la pregunta de si la URSS piensa pedir autorización a Londres para pescar en la zona de exclusión o bien retirar sus buques de ella, Guerasimov insistió en la falta de tiempo disponible para reaccionar. "La medida acaba de ser anunciada", repitió en dos ocasiones.

[El líder soviético, Mijail Gorbvachov contempla la posibilidad de realizar una gira oficial por varios países suramericanos, entre los que se encuentra argentina, según indicaron responsables americanos en Washington, citados por AFP.]

La decisión británica pone a Moscú en un aprieto, ya que pedir perimiso al. Reino Unido para pescar en la zona de 150 millas alrededor de las Malvinas implica un reconocimiento de la soberanía británica. Moscú, que se ha inclinado por Argentina en este conflicto, reiteró en el comunicado final de la visita del presidente Alfonsín a la URSS, hace dos semanas, que el problema debe resolverse por la vía diplomática, de acuerdo con las resoluciones de la ONU. Soviéticos y argentinos se pronunciaron por el "desmantelamiento" de la "gran base militar" que Londres "ha creado" en las islas y que "anienaza a los pueblos de Suramérica". El texto del comunicado publicado en Pravda denominaba a las islas Falkland, y colocaba la denominación Malvinas entre paréntesis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 1986