Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reagan envía emisarios a sus aliados para consultarles sobre su respuesta a Gorbachov

Washington / Moscú

El presidente Ronald Reagan ha aprobado las posiciones básicas de su respuesta al líder soviético, Mijail Gorbachov, sobre control de armas y ha enviado a dos expertos, los embajadores Paul Nitze y Edward Rowny, a consultar con sus aliados europeos y asiáticos, dijo ayer el portavoz de la Casa Blanca, Edward Djerejian.El alto funcionario se negó a dar detalles sobre la respuesta a la carta recibida por Reagan el pasado 23 de junio en la que Gorbachov habla por primera vez de realizar cortes en las armas nucleares estratégicas a cambio del compromiso norteamericano de acatar el tratado sobre misiles antibalísticos (ABM).

Djerejian dijo que Washington cursará la respuesta en un plazo de 10 días, y aseguró que no está ultimada. "Ahora estamos comenzando el proceso de consultas con nuestros aliados y los embajadores Nitze y Rowny han ido a Europa y Asia, respectivamente, para tales consultas", señaló el portavoz, quien dijo que el propósito de tales viajes es solicitar el punto de vista de los aliados.

'Son verdaderas consultas. No vamos a presentarnos a nadie con los hechos consumados", insistió Djerejian, quien perecía estar recordando las quejas de muchos de los aliados por no informárseles con antelación de la declaración de Reagan en la que anunciaba su voluntad de no seguir acatando el tratado SALT II. "No les vamos a informar para cubrir el expediente; queremos obtener sus puntos de vista sobre la sustancia de nuestra respuesta".

Dos versiones

The Washington Post informaba ayer que Reagan está dispuesto a negociar todos los aspectos de la propuesta soviética, incluido un aplazamiento en el despliegue del sistema antimisiles de la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI). Sin embargo, The New York Times indicaba todo lo contrario y señalaba que fuentes de la Administración habían manifestado que Reagan había decidido no incluir ninguna fórmula general que pudiera limitar el programa de la SDI.Una respuesta positiva a la carta de Gorbachov facilitaría mucho la celebración de la prevista, y nunca confirmada, cumbre soviético-norteamericana. Hoy está previsto que comience en Ginebra una reunión de la comisión consultiva permanente soviético-norteamericana, que a lo largo de varios días analizará la aplicación de los acuerdos bilaterales de desarme y discutirá los deseos de Reagan de acabar con el SALT II.

Quien despliega una intensa actividad en relación con las cuestiones armamentistas y de seguridad que enfrentan a Este y Oeste es el ministro de Asuntos Exteriores de la República Federal de Alemania, Hans-Dietrich Genscher, quien ayer se entrevistó en Moscú con Gorbachov y con su colega soviético, Edvard Shevardnadze. Antes de estos encuentros, Genscher se había entrevistado con Nitze, recién llegado de Washington, y con François Mitterrand. Genscher dijo que a lo largo de sus tres horas de entrevista con Gorbachov, el líder soviético le había manifestado su deseo de mejorar el clima de las relaciones Este-Oeste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de julio de 1986