Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expulsados tres bailarines del Ballet Nacional Clásico

Tres bailarines del Ballet Nacional Clásico recibieron en la tarde del jueves las notificaciones de despido. Ayer se preveía una cuarta expulsión. Es la resurrección de los expedientes abiertos por el Instituto de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) a raíz de los sucesos ocurridos durante la gira por la República Federal de Alemania y posteriormente en una función en el teatro Monumental de Madrid, donde se desplegó un cartel reivindicativo.

Javier Aramburu, José Miguel Bau y Germán Cabrera son los tres bailarines expulsados, según la información a la que ha tenido acceso este periódico.A estos bailarines se les habían abierto expedientes disciplinarios por sucesos catalogados por el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) como de indisciplinas graves, con la resolución de expulsión definitiva del Ballet Nacional de España.

Se trata de miembros del sector clásico que en la gira por la República Federal de Alemania en febrero pasado se travistieron y ocuparon en escena los puestos de sus compañeras durante la representación del ballet Serenade.

Con más de un mes de retraso con respecto a los sucesos, el INAEM abrió hasta 12 expedientes e inició unas investigaciones, que incluían a las chicas que cedieron sus puestos a los varones durante la representación. Los bailarines han insistido desde el principio en que se trató de una broma de fin de temporada sin trascendencia alguna, algo habitual en otras compañías de ballet.

Una cuarta expulsión, que sin embargo no ha podido ser confirmada, sería la de Henry Brown, miembro del cuerpo de baile de la misma agrupación. Se le hace responsable único y directo de los hechos ocurridos en el Teatro Monumental de Madrid durante la primavera pasada, cuando fue desplegado un cartel de protesta contra la dirección durante la función. Esta acción reivindicativa se produjo en presencia de Juan Barranco, alcalde de Madrid y de algunos altos cargos del Ministerio de Cultura que presenciaban el acto.

Otra fuente ha señalado que los bailarines del sector clásico recabaron durante este fin de semana el apoyo del sector español para tomar medidas de presión. Este sector finalmente no se ha solidarizado con los primeros y ha asumido con normalidad las representaciones previstas, actuando el viernes en Alcalá de Henares.

El sector clásico ha estado reunido en asamblea permanente en los locales del Ballet Nacional en el Teatro Real, su actual sede oficial, sin que haya sido posible obtener alguna declaración. Gran parte de estos bailarines presenció en la noche del viernes la función del Nederlands Dans Theatre en el Cuartel de Conde Duque, escenario durante el verano de 1985 de los primeros enfrentamientos públicos de un amplio sector de la compañía con la dirección, cuando fueron repartidas octavillas donde establecían una serie de reivindicaciones que pasaban por exigir, en primer lugar, el relevo en los puestos directivos del conjunto.

En el día de ayer los bailarines esperaban tomar una resolución conjunta acerca de las próximas funciones programadas dentro de la temporada de verano. Decidieron actuar, según estaba previsto, en Ciudad Real el día 10 y en Valencia el día 13 de este mes. El Ballet Nacional Clásico tiene programadas actuaciones en Melilla el día 18, y el 30 y 31 en Santander.

Se espera que en las próximas horas se den a conocer las otras sanciones a los bailarines, que, siempre según la fuente consultada, serán relativamente menores que las aplicadas a los cuatro responsables directos de las indisciplinas, pues se entiende que el INAEM ha preferido comenzar con las más fuertes: las expulsiones definitivas.

No ha sido posible obtenerla versión de algún directivo o portavoz del INAEM, ni tener declaraciones del Ballet Nacional a propósito de estas expulsiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de julio de 1986