Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:UN GALERISTA INTRODUCTOR DE LA VANGUARDIA

Un cosmopolita

Vijande, que se nos ha ido cuando su galería y su Fundación ya eran una realidad consolidada, era probablemente uno de los pocos galeristas, marchantes, y coleccionistas del arte contemporáneo en España de mayor alcance internacional, en contraste con el localismo acérrimo de nuestro mercado y nuestros círculos artísticos.El arte fue el motor de su vida. Sus éxitos, locuras y ruinas pasan por la obra de arte y la amistad con los artistas. Fue un entendido y amigo de los creadores, con los que se comprometió y, apostó dinero y talento. Procedía de la Barcelona vanguardista y cosmopolita y emprende su carrera en un Madrid hostil a la vanguardia que poco a poco se abre a la modernidad hasta la eclosión actual de la que él será un auténtico catalizador. Primero en la Vandrés, después en Vijande, ese garaje-hangar que era un espacio de la cultura de características neoyorquinas y todo lo contrario de la tienda de arte.

MÁS INFORMACIÓN

Pero Fernando fue sobre todo un hombre cosmopolita que saltaba los continentes convencido que el arte de este país era original y novedoso y una expresión inconfundible del siglo XX.

Incómodo para el gremio de las galerías y para las administraciones, fue ante todo un caballero, un elegante gentleman que con su terno negro, con su elevada planta, y su clavel rojo lanzó el mensaje de nuestro arte en América y en Europa con una pasión y un convencimiento que tarde o temprano fructificará.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de junio de 1986