Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UN GALERISTA INTRODUCTOR DE LA VANGUARDIA

Un sello de prestigio

El impacto que ha causado la muerte de Fernando Vijande en los círculos artísticos españoles ha sido grande. Un buen número de galeristas se encuentra en estos días en la muestra de Basilea. Zush, uno de los artistas que trabajó cerca de Fernando Vijande en estos años, redactó ayer una esquela que dedica a su amigo Nando en su críptico alfabeto.José Luis Alexanco, uno de los artistas más allegados a Fernando Vijande dio una palabra para definirlo: desmesurado. "En todo lo que hizo arriesgó siempre, mantuvo sus proyectos hasta el último momento. Apostó siempre por la vanguardia y por el arte joven. No se quedó con los artistas que alcanzaban la fama, siempre buscó a los jóvenes. Era una pasionado del arte; pienso que mas que un galerista era un coleccionista".

MÁS INFORMACIÓN

Carmen Gamarra, de la galería Gamarra y Garrigues, dijo que Fernando Vijande ha sido una figura de una importancia decisiva.

Él trajo a los; mejores artistas. Es una figura indiscutible que se ha preocupado del arte joven cuando en este: país nadie se ocupaba de ello. Ha descubierto a artistas nuevos y ha presentado muestras que sin él no se hubieran conocido en este país".

La galerista Marta Moriarty opinó que Vijande era un personaje muy anómalo. "No hay en España otro como él", dijo. "Se caracterizaba por pensar que podía hacer todo; no se quedaba parado, por ejemplo, con el complejo de provincianismo, tan español. En realidad yo creo que le importaba menos el arte que el mundo del arte. Se divertía mucho con los artistas, con los galeristas. Es al único galerista español que conocen en Nueva York, por ejemplo. Era muy listo porque imprimia a todo lo que tocaba como un sello de prestigio: te convencía de que todo lo que: él tenía era lo mejor".

Dos de los artistas que trabajaron con él lamentaron desde Nueva York su desaparición. Antoni Muntadas destacó su gran sensibilidad y su espíritu arriesgado. "Sin él no se entendería el auge del arte en España", dijo. Antonio Miralda lo veía como unaespecie de mecena capaz de apoyar los proyectos más audaces.

La esposa del embajador de Estados Unidos en España y amiga de Vijande, Gaetana Enders, dijo: "Si no hubiera sido por Fernando Vijande el arte de avant garde español no hubiera tenido el impacto que ha tenido en Estados Unidos. Ha llevado allí a sus artistas: Sicilia, Zush y Gordillo. Vijande sabía que un buen artista ha de tener el reconocimiento ole Estados Unidos,sabía que la escena era Nueva York, y eso fue lo que consiguió para ellos y para todo el arte español. España debe estarle agradecida. En Nueva York está considerado como uno de los más innovadores y más geniales marchantes de arte ya no de España, sino de Europa".

Carmen Giménez, directora del exposiciones del Ministerio de Cultura, no dudó al decir que Vijande fue una figura irreemplazable en el arte español. "Ha promovido el arte español fuera de nuestras fronteras como nadie; lo hizo ya en los años setenta, cuando no había ni Ministerio de Cultura ni nada. Era un excelente promotor, un perfecto animador cultural". María Corral, que tiene a su cargo las exposiciones de La Caixa, opina ole igual manera, "Es indudable que Vijande fue un gran animador del mundo cultural madrileño". Sin embargo, Miguel Fernández Brasso, de la galería Juan Gris, destaca también la figura de este galerista, pero hace una advertencia: "Vijande fue un galerista de gran importancia, pero no hay que exagerar su papel. Se corre el riesgo de mitificar su figura, como se hizo hace no mucho con la figura de otra galerista. Fue un buen profesional que trabajó seriamente. Lamento que haya muerto en este momento, cuando empezaba su etapa de madurez como galerista. Un galerista es como un novelista; su verdadera y mejor obra es una tarea de madurez, y la de él, aunque fructífera, quedó inconclusa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de junio de 1986