Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

El PSC denuncia dificultades en la aplicación de la ley del aborto en Cataluña

Hasta el 31 de diciembre pasado se habían producido en Cataluña 40 interrupciones voluntarias del embarazo que se atenían a los supuestos previstos en la ley del aborto, 30 de ellos en centros dependientes de la Seguridad Social, según informó ayer en el Parlamento catalán el conseller de Sanidad de la Generalitat, Josep Laporte, en respuesta a una interpelación gocialista. Laporte negó las acusaciones de la oposición de que existen dificultades en esta comunidad autónoma para aplicar la ley.

El conseller dijo que sólo conocía dos casos en que "no ha habido consenso y el Instituto Catalán de la Salud (ICS) no ha podido dar cumplimiento a la voluntad de la interesada", y afirmó que el dispositivo sanitario catalán está en condiciones de dar cumplimiento a la ley a lo largo y a lo ancho de Cataluña.

La diputada socialista Pilar Ferran afirmó que la excesiva burocracia en el ICS, las objeciones de conciencia que la Administración sanitaria catalana no sabía superar y la falta de información, llevaban a que existieran verdaderas dificultades para acogerse a la ley del aborto en Cataluña. La diputada echó en cara al conseller que no hubiera publicado una relación de los centros acreditados para practicar interrupciones del embarazo y dispuestos a llevarlos a cabo, como hizo el Ministerio de Sanidad para el resto de España. La Generalitat sólo ha elaborado una circular interna.

Largas esperas

Pilar Ferran dio cuenta de varios ejemplos de mujeres que no habían podido acogerse a la ley del aborto o lo habían logrado después de superar muchas dificultades. Citó, en concreto, el caso de una mujer de Santa Coloma de Gramenet que inició los trámites para abortar el 6 de noviembre pasado. La mujer obtuvo un certificado favorable de un centro municipal de planificación familiar y un informe negativo de un hospital del ICS; posteriormente acudió al hospital del Mar -que depende del Ayuntamiento de Barcelona-, en donde no la atendieron por no residir en su zona, y, al final, el 22 de diciembre, con un informe psicológico que demostraba que estaba moralmente deshecha, fue a abortar a Holanda. Otra mujer de Sabadell, según la diputada, acabó por irse a Londres ante las trabas que encontró aquí, y una tercera logró ser intervenida en última instancia en el hospital del Mar, a pesar de no corresponder a su zona, ya que no había otro hospital dispuesto a hacerlo.Laporte replicó que conocía el primer caso y que, ante los dos informes contradictorios, se le ofreció un tercero a cargo del Colegio de Médicos. La mujer no aceptó esta solución y viajó a Holanda, dijo, ante las protestas sonoras de alguna diputada socialista. Laporte insistió en que, hoy, no sólo el hospital del Mar está en condiciones de practicar abortos en Barcelona y que hay centros públicos, "en plural", para dar cobertura a toda Cataluña. El conseller rechazó dar la lista de centros dispuestos a practicar abortos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de febrero de 1986