Una nieta de Francisca Alba se querella contra los herederos de García Lorca

Consuelo Benavides y Anita Mimbrera Benavides, nieta y biznieta de Francisca Alba, la persona que inspiró a Federico García Lorca el personaje central de su drama La casa de Bernarda Alba, manifestaron ayer que han interpuesto una demanda contra los herederos del poeta, y pretenden que la obra se retire de las librerías y de los teatros, "pues no refleja la realidad de lo que ocurrió".

Consuelo, de 55 años, natural de la localidad granadina de Valderrubio, pueblo que anteriormente se denominaba Asquerosa, afirma que Lorca retrató a toda su familia en el drama aprovechándose de la relación que mantenían ambas familias. "Mi padre, José Benavides, aparece citado en la obra como Pepe el Romano cuando en realidad le llamaban Pepe el de la Roma, y mi madre, Consuelo, es la hija llamada Martirio. La hija de Bernarda Alba que en la obra se suicida, Amelia, fue la primera esposa de mi padre, y en realidad murió de parto", manifestó ayer.Consuelo Benavides insistió: "Nos proponemos reclamar los derechos de autor por abuso de confianza, reproducción de escenas que pertenecen a mi familia y difusión de la intimidad". Para la nieta de Bernarda Alba, lo único que se pretende "es lavar la memoria de mi familia, pues me consta que Federico se comprometió a que no se publicara la obra". La nieta directa del personaje lorquiano leyó la obra hace menos de un año. Hace unos dos meses la obra fue representada en Lérida por la compañía del Teatro Español de Madrid. Junto con su hija pensó en ir a verla, pero ya en la puerta del teatro desistieron "por la vergüenza que hubiera sentido".

Para Consuelo Benavides "es obvio que hay una distorsión de los hechos. Reconozco que Franquita Alba era una mujer muy temperamental, pero de ahí a presentarla como autoritaria, hay un trecho. De la misma forma, mi madre aparece con rasgos de un egoísmo muy acusado cuando en realidad era una mujer entregada a su marido y a sus h¡jos". Respecto de la relación que Pepe el Romano, su padre en la vida real, tuvo con la hija de Bernarda Alba que en la obra se suicida, Consuelo Benavides recuerda: "Mi madre y su marido sentían un especial cariño por la primera mujer de mi padre". José Benavides, según su hija, "incluso guardaba las cartas que se escribió con Amelia cuando eran novios y mi madre siempre entendió el amor de m¡ padre por la que fuera su primera mujer".

Consuelo Benavides, que desde hace 27 años reside en Lérida, donde regenta una tienda de aceitunas en un mercado municipal, también añadió que Federico García Lorca estaba enamorado de su madre, pues "la sacaba a bailar a menudo y la medio cortejaba".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de noviembre de 1985.