Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Greenpeace despliega en Madrid 100.000 firmas contra los vertidos radiactivos

La organización ecologista Greenpeace desplegó ayer, entre la estatua de la Cibeles y la plaza Mayor, una cinta de papel de unos dos kilómetros de extensión y que contenía más de 100.000 firmas de protesta contra los vertidos radiactivos en el mar. Este acto se enmarca en la campaña que Greenpeace y la Asociación Ecologista de Defensa de la Naturaleza (Aedenat) realizan en toda España desde el pasado jueves para apoyar y llamar la atención de la opinión pública sobre la celebración de la IX Convención sobre Vertidos Radiactivos, que se inicia mañana lunes en Londres, donde se debatirá una propuesta para prohibir definitivamente los vertidos.

A mediodía de ayer, un grupo de jóvenes se reunieron en la plaza de la Cibeles y ataron uno de los extremos de la cinta alrededor de la estatua. La cinta está formada por numerosas papeletas que contienen 10 firmas cada una, y que han sido unidas entre sí e introducidas en una larga banda de plástico.A continuación, unas 150 personas, acompañadas por un autobús verde de Greenpeace, subieron por la calle de Alcalá en dirección a la Plaza Mayor, mientras extendían la cinta, unas veces sujeta al suelo con cinta adhesiva y otras por lo alto, amarrada a las farolas.

Dos vehículos de la policía nacional acompañaron durante todo el tiempo al grupo, para facilitar el desarrollo de la operación sin entorpecer el tráfico. Mientras tanto, varios jóvenes repartían por la calle octavillas.

La manifestación, que duró cerca de tres horas, concluyó en la Plaza Mayor, donde fue hinchada la ballena Flo, de 14 metros de longitud, propiedad de Greenpeace. La ballena, y el autobús verde permanecerán todo el fin de semana en la citada plaza madrileña.

Con la Xunta

Otro de los actos desarrollados hasta ahora por la organización, en esta campaña previa a la convención de Londres, fue una visita que realizaron el jueves pasado el delegado internacional de Greeripeace para España, Remi Parmantier, junto con otros representantes de la organización, al presidente de la Xunta de Galicia, Gerardo Fernández Albor.Asimismo han celebrado varias conferencias en Galicia y Madrid.

El buque de Greenpeace Sirius tiene prevista para mañana su llegada a Londres, coincidiendo con el inicio de las sesiones de la convención internacional. Una cinta similar a la extendida en Madrid será desplegada a lo largo del río Támesis.

Según manifestó anteayer la directora de Medio Ambiente del Ministerio de Obras Públicas, Concepción Sáenz, en las conversaciones de Londres asistirá una representación del grupo Greenpace en calidad de observadora.

La delegación española tratará de que en Londres se apruebe una propuesta para que se prohíban definitivamente los vertidos nucleares o radioactivos en el océano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de septiembre de 1985