_
_
_
_

Los Encuentros de Cabueñes, germen de una futura universidad juvenil de verano

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

La tercera edición de los Encuentros de Cabueñes (Gijón), clausurada ayer por el subsecretario del Ministerio de Cultura, Ignacio Quintana, se convirtió en una especie de ensayo general de su anunciada transformación en universidad juvenil de verano. Estos III Encuentros de Cabueñes, en los que a lo largo de dos semanas han participado casi 1.500 jóvenes españoles, han tenido un tono más serio y menos animado que en 1983, cuando Ignacio Quintana, entonces director general de la Juventud, los puso en marcha.

La primitiva intención de hacer de Cabueñes un "punto de atracción de jóvenes con mochila", que encontrarían en el recinto de la antigua universidad laboral de Gijón "una especie de cama elástica que pone la Administración para que cada uno salte si quiere y diga lo que le apetezca", parece abocada definitivamente a una reunión que, salvo en la edad de los participantes, se diferencia muy poco de las clásicas universidades o escuelas de verano.

No obstante, Ignacio Quintana ha señalado que "los encuentros han adquirido un tono práctico, pero no exactamente serio". Entre los debates realizados durante los últimos 15 días en Cabueñes destacan los dedicados a las reformas de la Universidad y las enseñanzas medias, juventud y empleo, y el encuentro de jóvenes dirigentes del Cono Sur americano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_