Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

La muerte de Tancredo Neves

Brasil ha sido privado de una crucial fuerza moderadora con la muerte de su presidente electo, Tancredo Neves. En sus hombros ha caído la responsabilidad de allanar el camino para un completo retorno a la democracia, después de 21 años de gobierno militar. Que enfermara en la víspera de su toma de posesión, hace seis semanas, y que haya luchado vanamente por su vida desde entonces, es una tragedia personal. Pero más que eso, es una inmensa pérdida para Brasil.Aunque no llegó a ejercer el poder, Neves no será recordado como el desafortunado presidente que no pudo gobernar. Durante el corto período después de su elección indirecta, en enero, hasta su repentina enfermedad en la mitad de marzo, marcó un modelo en la búsqueda de un pragmático consenso nacional. Era conciliador de cara a los militares. Prometió reducir la corrupción y prestar más atención a los sectores más pobres de la sociedad. ( ... )

Huelga de los trabajadores del metal. Las riendas del Gobierno deberán asirse pronto y firmemente por la nueva jefatura. Un desagradable recordatorio de los problemas actuales es la huelga de nueve días realizada por el sindicato más poderoso de Brasil, el de los trabajadores del metal de Sáo Paulo. Este sindicato reclama subida de salarios y menos horas laborables. Esta acción refleja un sentimiento dentro del movimiento obrero que podrá relajarse después de los años de acción controlada por los militares. ( ... )

Cualquiera que sea la política salarial que se adopte en Brasil, afectará, directamente a la inflación. ( ... ) Parece que las buenas intenciones de Neves de ayudar a los menos privilegiados pueden ser sacrificadas a las necesidades más apremiantes de tratar la inflación y cortar el déficit del sector público. ( ... ) Sin embargo, Sarney se inhibirá probablemente por el deseo de no alentar a la gran burocracia federal y estatal.

Deuda exterior. Otro tema que necesita emprenderse pronto es la relación con la comunidad financiera internacional. Es esto lo que la anterior administración de Figueiredo no llegó a realizar: un pacto con los bancos para reprogramar casi la mitad de la deuda exterior de Brasil, de 100.000 millones de dólares. Cuando estas conversaciones se suspendieron, el acuerdo estaba cerrado. ( ... ).

, 23 de abril de 1985

Tancredo se ha ido. La noticia se esperaba, pero el choque que representa para Brasil está a la altura de la angustia de todo un pueblo. Durante 39 días se mantenían las esperanzas más inverosímiles de curación. Representaban el rechazo colectivo de lo inaceptable: un presidente que muere sin haber presidido jamás, después de haber sido considerado como el salvador del país. Después de 21 años de régimen militar, la apertura democrática de la nueva República estaba simbolizada por este hombre de 75 años, en el que se podía subrayar la vitalidad, que le ha fallado en el momento en que iba a realizar su sueño más importante: la vuelta de Brasil a las grandes democracias, siguiendo los numerosos ejemplos dados recientemente por otros países de América del Sur.Sus sucesores van a procurar preservar esta frágil herencia, respetando así la voluntad popular. No se atacará a la Constitución, y el vicepresidente, José Sarney, será oficialmente confirmado en sus funciones de presidente. Por su parte, la institución militar, por boca del general Sebastián Ramos de Castro, comandante del Segundo Ejército, ha asegurado que el nuevo presidente tendrá "los medios de dirigir el país en plena democracia, como estaba previsto". En el plano social, el poderoso sindicato metalúrgico ha decidido suspender la huelga de los obreros de Sáo Paulo. La unanimidad alrededor del jefe del Estado, impensable hace solamente un mes, con motivo del apoyo que había aportado continuamente Sarney al régimen militar, se concreta ante la necesidad.

Pero sin el gran artífice, las contradicciones y las ambiciones se aventura que aparecerán en toda su desnudez. Ulysses Guimaráes, presidente: de la Cámara de los Diputados y del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, ya ha declarado: "El más bello homenaje que podemos hacerte [a Tancredo Neves] es actuar para volver al sistema de elecciones directas". Este proyecto de escrutinio presidencial por sufragio universal, ya defendido por Guimaráes, corre el peligro de complicar la tarea del nuevo presidente.

, 23 de abril

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de abril de 1985