Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Medidas de ajuste ante la crisis

Sólo el sector servicios ofrece alguna mejora para la ocupación

De los cuatro grandes sectores -agricultura, industria, construcción y servicios-, sólo este último ofrece para 1985 algunas posibilidades de generar empleo. Casi la mitad del valor añadido producido -el pasado año, 14,2 de los 24,4 billones de pesetas- procede de los servicios, al que los economistas denominan "sector terciario" por atribuirle dependencia para el arrastre del primario (agricultura) y del secundario (industria y construcción). En los últimos años, ha sido el único que ha crecido clara mente. Pero en 1984 quebró su tendencia y destruyó empleo (49.000 puestos en media), pese a que creció en un 2,2% real.Aunque podría volver a mejorar durante 1985 -su enorme éxito del año pasado y las heladas de este año impiden que sea mucho-, la agricultura ocupa a 1,8 millones de personas, sí bien ape nas aporta al PIB un 6,7% (1,6 billones de pesetas de valor añadido o diferencia entre lo que produce y lo que consume para ello). Presenta, sin embargo, una capacidad salvaje de sustituir trabajo. En 1984 creció en términos reales un 10% y redujo su ocupación en una media de 83.000 personas.

La industria aporta un 28,5% del PIB y ocupa a 2,6 millones de personas. Además de haber crecido sólo un 1,5% real en 1984, el gran año de las exportaciones, parece haber entrado en depresión desde el último trimestre del pasado año y sigue afectada. por los procesos de reconversión, que ahora habrán de ultimarse en cuanto a efectos directos sobre el empleo y encajar los indirectos.

La construcción añade al PIB lo mismo que la agricultura), ocupa a 0,8 millones de personas. Ha sido el de mayor recesión en los últimos años y cayó el pasado un 4% en términos reales. Aunque será el más beneficíado por las medidas que anuncia el Gobierno y tiene capacidad de arrastre sobre la inversión (un 60% procede del mismo), por el momento sigue en tasas negativas y quizá los planes apenas compensen en el terreno del empleo las necesidades de reconversión que dicen ver los empresarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de abril de 1985