Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprobará mañana el real decreto sobre calidad de frutas y hortalizas

El Consejo de Ministros de mañana aprobará un real decreto por el que se regula la normativa sobre calidad y características comerciales de los productos hortofrutícolas. La nuyeva regulación tiene una notable importancia porque significa la regulación por primera vez en España del principal sector de la agricultura española, que representa entre un 20% y un 25% de la producción final agraria, que en 1983 ascendió a 1,34 billones de pesetas.

La normativa se aplicará de forma progresiva a lo largo de 1985 y es obligatoria su aplicación completa antes del ingreso de España en la CEE.El presidente del Fondo para la Regulación de Precios y Productos Agrarios, (FORPPA), Julián Arévalo, explicó ayer en Barcelona que la aplicación de la medida significaría a medio plazo una importante reducción en los costos de comercialización ya que supondría una notable racionalización en las transacciones. No obstante, no descartó que a corto plazo se registrasen tensiones alcistas por el coste de los embalajes. La regulación significa la normalización de la calidad de los productos hortofrutículas. Es decir, la presentación, tamaño, calibre, color y demás características. de los productos serán idénticos en las plazas más importantes del país que comercializan el 80% de la producción. Ello significará que muchas transacciones se podrán efectuar de forma automática, evitando importantes gastos de transportes y otras gestiones que resultarán innecesarias.

El real decreto contiene también una regulación de las condiciones higiénico- sanitarias de los productos hortofrutícolas cuyo principal beneficiario serán los consumidores. Asimismo, se establece una escala de sanciones para los posibles infractores, que aunque principalmente serán de tipo pecuniario, no descartan la retirada de mercancías que no reúna las condiciones estipuladas. Arévalo señaló que la normalización era inevitable porque será una imposición de la CEE a partir del 1 de enero de 1986, fecha prevista para la adhesión de España.

El presidente del FORPPA manifestó que "el sector hortofrutícula español es mucho más sano y competitivo que el europeo porque el nivel de intervención en España ha sido muchísimo más limitado que el practicado en la Comunidad Económica Europea".

La nueva normativa entrará en vigor de forma progresiva. A partir del próximo 1 de enero de 1985 se aplicará a las manzanas, los agrios y las patatas. En abril se iniciará la regulación de melocotones y albaricoques. En julio, de la uva de mesa y la pera; y en octubre, tomate y coliflor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de noviembre de 1984

Más información

  • Las primeras medidas entrarán en vigor el próximo 1 de enero