Iniciativas para desactivar el polvorín centroamericano

Ofensiva diplomática del 'grupo de Contadorá" en busca de apoyo a sus propuestas pacificadoras

El grupo de Contadora ha iniciado en la última semana una ollénsiva diplomática sin precedenteis para lograr de la comunidad internacional no ya un respaldo genérico ia su gestión negociadora en América Central, sino un apoyo explícito all acta de paz (versión revisada) que hace 15 días entregaron a los cinco cancilleres del istmo con la petición expresa de que se pronuncien sobre su contenido antes del 15 de octubre. Los Gobiernos de Costa Rica, Cuatemala y El Salvador ya se han manifestado favorablemente, y sólo su, bsisten algunas objeciones por parte de Honduras en Nicaragua

Más información

Los Parlamentos de Australia México y la Unión Soviética han acordado en fecha recien te resoluciones en favor del acta. El grupo de Contadora (que el próximo 16 de octubre recibirá el premio Príncipe de España de Cooperación Iberoamericana) espera acciones similares masivas en Europa y en los países democráticos de América Latina antes de tratar la cuestión centroamericana en la Asamblea General de las ONU.La reunión de cancilleres de San José, que congregará los días 28 y 29. de septiembre a los diez de las Comunidades Europeas, España, Portugal, los cuatro de Contadora y los cinco centroamericanos, será otra oportunidad, política para superar las últimas reticencias ante un texto laboriosamente negociado durante 20 meses. En cualquier caso, los promotores del diálogo entienden que la fase técnica está terminada y que ahora sólo queda conseguir la firma de los Gobiernos involucrados.

El acta de Contadora para la paz y la cooperación en Centroamérica (versión revisa) es todo un ejercicio de equilibrio entre posiciones políticas que hace menos de un año estuvieron al borde del conflicto bélico. A lo largo de 55 páginas, a las que ha tenido acceso EL PAÍS, se enumeran 36 consideraciones previas y 7.11 compromisos específicos en cuestiones políticas, de seguridad y, económicas. En, cada uno de estos tres capítulos se establecen comités especiáles para su segufiniento y control. El cumplimiento de los compromisos políticos correrá a cargo de cinco personalidades, "de reconocida competencia e imparcialidad", que propondrán los miembros del grupo de Contadora previa aceptación por parte de los Gobiernos centroamericanos.

Su misión será evaluar los informes que cada Gobierno se obliga a entregar acerca del cumplimiento de los compromisos adquiridos en materia de reconciliación nacional, derechos -humanos, procesos electorales y refugiados.

La comisión de verificación y control en materia de seguridad estará formada por representantes de cuatro Estados de reconocida imparcialidad y con interés genuino en contribuir a la solución del conflicto centroamericano. A ello se suma un secretario ejecutivo latinoamericano. Todos ellos, son nombrados por el grupo de Contadora de acuerdo con los Gobiernos firmantes. Como observadores se incorporan a la comisión dos representantes de los secretarios generales de la ONU y la OEA.

En un plazo de 30 días tendrá que estar constituida esta comisión, cuyas funciones serán las siguientes: recibir los inventarios de armas que cada país se obliga a realizar, determinar techos al desarrollo militar de cada nación, verificar que no se introduzcan armas que alteren los arsenales actuales, registrar todas las transferencias de armamento que se efectúen en la región y comprobar el desmantelamiento de instituciones militares extranjeras y el retiro de asesores. Su cometido tal vez más difícil será el control del tráfico de armas hacia los grupos irregulares (guerrillas) que operan prácticamente en los cinco países. El acta determina toda una casuística, establece criterios para juzgar y obliga a los firmantes a permitir la entrada de los comisionados.

El tercer comité ad hoc se encargará de vigilar los compromisos económicos y sociales, que se encaminan a lograr una mayor integración centroamericana. En este caso, sus integrantes serán los propios ministros de Finanzas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de septiembre de 1984.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50