Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

25 grupos populares convirtieron a Santiago en un múltiple escenario

Santiago de Compostela

Una concentración de gigantes y cabezudos cerró ayer el Primer Festival Internacional de Parateatro, que durante casi una semana -del 21 al 25- transformó el casco histórico de Santiago en múltiple escenario urbano para la actuación de 25 grupos populares y profesionales de carnaval, pasión, comparsas y foliones.

Dividido en jornadas específicas dedicadas a espectáculos de Corpus, Pasión y Carnaval, el festival permitió el día 21 la contemplación en un mismo espacio físico de las distintas representaciones del Corpus en la Península Ibérica. Actuaron, entre otros, el grupo de danza de espadas de Redondela (Pontevedra); el conjunto folklórico de Viana do Castelo (Portugal) y las compañías Teatro de la Pupa, de Sevilla, y Teatre el Drac, de Barcelona.

El 22, día dedicado al Carnaval, intervinieron, junto a los célebres Peliqueiros de Laza, Figarrons, de Verín, y Pantallas, de Xinzo de Limia, todos ellos de Orense; los grupos de chirigotas de Cádiz y los actores del Antroido, de Vinhais (Portugal).

Las actuaciones relacionadas con la Pasión reunieron el día 23 a grupos de moros y cristianos y compañías de aficionados de Allariz (Orense), A Lanzada (Pontevedra) y Finisterre (La Coruña), que representan anualmente espectáculos de este carácter.

La jornada del día 24 fue dedicada a las representaciones de teatro de calle, con la actuación del colectivo asturiano Margen, que ofreció Crónica y ficción de mucho mogollón; Titirití, de Vigo, con el espectáculo Cesta rachada; Cambaleo, de Madrid, con Ave roc, y La Claca, de Barcelona, con Juan sin miedo.

Las actividades complementarias del festival incluyeron una exposición de alrededor de 170 marionetas pertenecientes al Teatro Settacio Burattini, de Otello Sarzi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de julio de 1984