Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luxemburgo, sede de una reunión secreta para controlar la venta de tecnología nuclear

Doce países occidentales de los 15 que componen el Club de Londres de Exportaciones Nucleares acordaron reforzar el control sobre la exportación de material nuclear a otros países, en una reunión secreta celebrada la semana pasada en Luxemburgo.Según fuentes oficiales norteamericanas, estas naciones exportadoras de tecnología nuclear, coincidieron en la necesidad de ampliar las medidas de seguridad en las plantas nucleares ya existentes y presionar a los nuevos países exportadores de estas tecnologías para que limiten sus ventas, con el fin de controlar la proliferación de este tipo de armamento.

La reunión, que fue organizada por iniciativa de la Administración norteamericana de Ronald Reagan, fue mantenida en secreto para evitar las críticas de aquellos que consideran que su objetivo es que "los grandes formen grupo contra los pequeños" para dictar las normas de, la cooperación nuclear.

Al parecer, una de los principales razones por las que fue convocada la reunión es la creciente preocupación de la Administración Reagan por el desarrollo de la capacidad nuclear de Pakistán y los informes según los cuales el Gobierno belga planea proveer a Libia de tecnología nuclear.

Las cuestiones referentes a la existencia de nuevos países exportadores de tecnología nuclear, como Brasil y China, y el temor suscitado por la creciente ayuda dada por el Gobierno de Pekín en este campo a Pakistán fueron otros de los temas tratados en la reunión.

Según las mismas fuentes, las conversaciones, que se prolongaron de miércoles a viernes, se desarrollaron en un clima de seriedad y buena disposición para la celebración de ulteriores reuniones de los miembros del club.

A la reunión, la primera celebrada por el club desde 1977, asistieron Bélgica, Canadá, Francia, República Federal de Alemania, Italia, Japón, Holanda, Suecia, Suiza, Reino Unido, EE UU y Australia, que en la última sesión celebrada por el club en 1977 participó como observador.

Según estas fuentes, la URSS y otros países europeos del Este, miembros del club, no fueron invitados a la reunión por el deseo de los miembros occidentales de adoptar una postura común antes reunirse con los del bloque soviético.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 1984