Londres rechaza una propuesta del Gobierno argentino para que la ONU envíe una fuerza de paz a las Malvinas

El secretario del Foreign Office, sir Geoffrey Howe, rechazó ayer una propuesta del Gobierno argentino para que las Naciones Unidas envíen una fuerza de paz a las islas Malvinas.La ONU no tiene ningún papel que jugar en la protección del archipiélago, cuya defensa y administración corresponden a Gran Bretaña", afirmó Howe.

El ministro rehusó también el llamamiento del presidente argentino Raúl Alfonsín para que Londres cancele la zona de exclusión marítima en torno a las islas.

Geoffrey Howe señaló que Argentina debe, antes que nada, declarar formalmente el cese de hostilidades y dar suficientes pruebas de que ha renunciado al uso de la fuerza para recuperar la soberanía sobre el archipiélago austral.

"No pretendemos mantener indefinidamente la zona de exclusión de 150 millas, pero por el momento no tenemos intención de cancelarla", añadió.

El ministro reiteró la voluntad del Gobierno conservador de Margaret Thatcher de "respetar su compromiso con los habitantes de las Malvinas y garantizar su seguridad", pero añadió que el Reino Unido desearía el restablecimiento del clima de confianza entre los dos países.

"El mejor modo de lograrlo", explicó, "es profundizar las relaciones bilaterales a través de Brasil y de Suiza (los dos países que representan actualmente los intereses argentinos y británicos) y recuperar el normal funcionamiento de los canales comerciales".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El Reino Unido rechazó recientemente el ofrecimiento del Gobierno socialista italiano para actuar como mediador entre Londres y Buenos Aires.

El Foreign Office mantiene que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, rotas a raíz de la guerra de 1982, no es posible mientras que Argentina no reconozca oficialmente el cese de hostilidades, pero portavoces oficiosos señalan que es posible en fechas próximas una considerable mejora de las relaciones comerciales y un cierto diálogo a través de las delegaciones diplomáticas de ambos países en las Naciones Unidas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS