Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Es necesario establecer un diálogo que incluya a las Fuerzas Armadas, pero sin Pinochet"

Rodolfo Seguel, presidente del sindicato chileno de trabajadores del cobre, declaró ayer a Radio EL PAIS que para que Chile sea un país "democrático, libre y justo" es necesario que se establezca un diálogo que incluya partidos políticos, sindicatos y Fuerzas Armadas, siempre que el actual jefe del Estado, general Augusto Pinochet, abandone su puesto.De esta forma, el dirigente sindical chileno venía a respaldar el contenido de una carta de los obispos chilenos, hecha pública ayer, en la que se afirmaba la necesidad de que se creen lo antes posible las estructuras que faciliten la participación social y política indispensables para la estabilidad de un régimen democrático.

Seguel afirmó que Pinochet, con su decisión de sacar a la calle a 18.000 soldados, es el "único culpable" de las muertes y accidentes ocurridos durante la jornada de protesta celebrada el pasado día 11 en Chile.

Según su opinión, la especial dureza con la que las autoridades reaccionaron durante esta cuarta jornada de protesta pacífica se debe a que el Gobierno chileno pretende "atemorizar" al pueblo ante la proximidad del décimo aniversario del golpe de Estado militar del 11 de septiembre de 1973.

Al ser preguntado sobre un cierto desligamiento de las fuerzas aéreas de la actuación del resto de las Fuerzas Armadas, Seguel respondió afirmativamente, aunque añadió que no es intención de los dirigentes políticos chilenos crear divisiones dentro de las Fuerzas Armadas, que "deben permanecer unidas para cuidar de la soberanía del territorio nacional".

El dirigente sindicalista chileno afirmó que el régimen militar del general se ha debilitado notablemente y que su promesa de crear 80.000 puestos de trabajo supone un intento de salvar la situación.

Seguel declaró que todavía no se ha fijado una fecha para la celebración de otra jornada de lucha, pero dijo que "la fuerza no conduce a nada, y por mucha represión que haya, no dejaj,-emos de protestar". Las declaraciones en que Pinochet afirma que la culpa de las muertes callejeras hay que atribuírsela al partido comunista merece a Seguel un seco comentario:

"Él puede decir lo que sea, para eso tiene cadena de radio y televisión. Nosotros decimos lo siguiente: el pueblo no tiene armas y nosotros no hemos sacado 18.000 soldados a la cafie. Por tanto, es muy difícil que seamos nosotros o el pueblo los culpables. Aquí hay un solo culpable, y es Pinochet, que sacó 18.000 soldados a la calle".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de agosto de 1983

Más información

  • Declaraciones del líder sindical del cobre, Rodolfo Seguel