Las reacciones contra el programa 'Ésta es mi tierra' reavivan la polémica sobre la cultura valenciana

La estrategia marcada por el Grupo Popular en las diferentes corporaciones local y provincial, Generalitat y Congreso de los Diputados de pedir explicaciones sobre el programa de la serie de Televisión Española Esta es mi tierra, protagonizado por el escritor Joan Fuster y la intervención del presidente de la Generalitat, Joan Lerma, que consideró inadecuado su contenido a la nueva situación política creada por el pacto del Estatuto de Autonomía, ha reabierto la polémica cultural sobre catalanismo y anticatalanismo, constante en la historia valenciana reciente.

En el Ayuntamiento de Valencia, seis mociones presentadas por el Grupo Popular esperan su debate en el pleno del 8 de septiembre, después del descanso veraniego. Una de ellas ha sido presentada por el teniente de alcalde y secretario provincial de Alianza Popular, Juan Carlos Gimeno, por la que propone elevar una protesta al Gobierno de la nación por la emisión del programa y exigir responsabilidades. Las otras cinco fueron presentadas por el teniente de alcalde y miembro de la Comisión de Cultura, Vicente González Lizondo, de Unión Valenciana (UV), integrada en la Coalición Popular, reclamando la condición de personas non gratas (véase EL PAÍS de ayer) para cada uno de los participantes en el programa, es decir, Joan Fuster, Andreu Alfaro, Joan Oleza, Eliseu Climent y Raimon.

Sobre las mociones de UV, Alianza Popular ha señalado que, pese a formar parte del mismo grupo municipal, este partido "no va en contra de la libertad de expresión", por lo que no reconoce esta iniciativa como propia de su grupo político.

"Que cada uno diga lo que tenga que decir"

En los medios nacionalistas y catalanistas, las reacciones producidas por el programa han causado indignación, ya que vulneran el derecho de expresión de los diferentes grupos de opinión de una sociedad democrática, aunque no se identifiquen con la línea oficial marcada por las instituciones políticas. Vicent Ventura, escritor y periodista, expresa que en el programa "no se ha dicho nada que pueda levantar los ánimos en contra; pero es sólo la presencia física de personas que tienen otra opinión en la pantalla de televisión" el origen de la polémica."Que cada uno diga lo que tenga que decir; lo otro es atentar contra la libertad de expresión", asegura Ventura. Refiriéndose al título de la serie televisiva, el escritor valenciano señala que "la tierra está ahí, a disposición de cualquiera que la quiera interpretar". A disposición de quien, sobre la lengua, considere "el valenciano como lo que es, como catalán, y a la cultura hecha con esta lengua a uno y otro lado del Ebro, como cultura de los países catalanes". Alguno de los artistas participantes en el programa han rehusado responder a las actuaciones por considerar que no merecen contestación.

El alcalde accidental de Valencia y concejal de Cultura, Vicent Garcés, ha señalado que, aunque no se ha reunido su grupo socialista para tratar las mociones, puede .adelantar que serán rechazadas en su totalidad porque "no tiene sentido perpetuar una campaña contra intelectuales valencianos muy honorables y dignos, y tan valencianos como el primero". "Desgraciadamente", afirma Garcés, "no he visto el programa, pero conociendo a las personas y sus opiniones, me parecen totalmente respetables y forman parte de una determinada corriente de opinión del País Valenciano. Sin ninguna duda, el Estatuto de Autonomía es la norma política para la comunidad valenciana. Pero no puede imposibilitarse en su nombre la libre expresión de ideas ni aplicar censuras a esta expresión en medios de comunicación".

"Levantar los ánimos valencianos".

Juan Carlos Gimero, de AP, estíma que hay que exigir responsabilídades por Ievantar los ánimos de los valencianos a través del medio televisivo, que es de todos, con opiniones de marcado cariz pancatalanistas y personas que se consideren portadores de la realidad valenciana". En la diputación provincial y Cortes valencianas, el Grupo Popular ha tomado también iniciativas políticas para que se debata el programa televisivo, aunque la mayoría absoluta del voto socialista impida que prospere cualquier moción respaldada por los populares.El programa emitido el 10 de agosto fue producido por la sede central de Televisión Española en Madrid en mayo de 1982, es decir, dos meses antes de la firma del Estatuto de Autonomía valenciano. Se reclamó para su realización técnica la colaboración del centro, regional de Cataluña, que, al igual que el de Valencia, no tuvo ninguna intervención en el contenido. Esta serie elige en cada región a un escritor, quien asume la responsabilidad de poner el texto al programa y proponer la lista de participantes. Su emisión, 15 meses después de su realización, se debe a razones de turno en la programación de los programas realizados a otros escritores con anterioridad al de Fuster. Éste y mierribros del equipo de Madrid visionaron el resultado final de la filmación en las instalaciones del centro regional de Valencia, en enero de este año, para recibir la conformidad del escritor de Sueca.

Eduardo Sancho, que desde marzo de 1983 dirige el centro regional, ha señalado que la producción de Ésta es mi tierra corresponde a Madrid, pero lamenta en este caso que en la elaboración del programa "no se haya consultado a Aitana para medir la proporción de las opiniones y de la realidad del lugar. Siempre que se plantea a los centros regionales cuando se emiten programas sobre este ámbito, ocurren desasatres". Sancho estima que no caben rectificaciones en esta ocasión, sino dar la oportunidad a los que mantienen una opinión diferente de los catalanistas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS