Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Armadores canarios sugieren el amarre de la flota para presionar a Rabat

El presidente de la Federación Provincial de Cofradías de Pescadores de Las Palmas, Hilario Estévez, declaró en la tarde de ayer a EL PAÍS que "el amarre de la flota debería ser barajado no como una salida sin defensa, sino como una acción a la ofensiva, ya que no nos hemos dado cuenta de que hubiera sido mejor retirar los barcos durante un tiempo, con el fin de obligar a Marruecos a llegar más rápido a un acuerdo".En opinión del citado portavoz, representantes del sector artesanal, "es mucho lo que le va a Marruecos en este acuerdo". Admitió que para el sector pesquero canario, tal como van evolucionando las cosas, faenar en los caladeros marroquíes está siendo cada vez más problemático. En este sentido, se apunta en los medios pesqueros canarios, la necesidad de buscar caladeros alternativos, como los mauritanos (congelados en los últimos tres años) y los de una zona como Cabo Verde, en los que ya han comenzado a operar barcos artesanales de Tenerife, en virtud de un convenio entre las autoridades de dicho lugar y la Asociación Provincial de Armadores de Santa Cruz de Tenerife.

Ha sido imposible para la flota sardinera (con base en Lanzarote) pescar durante estos meses en aquellas costas, a pesar de que haya quienes han dicho que hubiera sido posible faenar en zonas libres no afectadas por las ventanas de seguridad", añadió Hilario Estévez. Según sus noticias, el nuevo acuerdo hispanomarroquí puede, finalmente, suponer una reducción progresiva de la pesca de hasta un 60% y un aumento de los cánones de un 50%. "Creo que las nuevas condiciones van a obligar a una reordenación de dichos caladeros y de la flota española, lo que perjudicará al sector pesquero canario, no sólo al artesanal y sardinero; sino también al arrastrero", aseguró.

Hay que tener en cuenta que en el caso canario no es posible pensar en una readecuación de la flota basándose en las posibilidades pesqueras de los propios litorales insulares, ya que éstos no ofrecen la capacidad extractiva e industrial necesaria. Los nuevos cánones no podrán ser soportados en Canarias como en la Península, ya que aquí no existe el mismo sistema tradicional de subasta del pescado que en el resto del país, lo que impedirá absorber costos en la comercialización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de agosto de 1983