Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Víctor Mora, el autor de 'El capitán Trueno', entrevista a científicos soviéticos

En los años 50 Víctor Mora tenía veintitantos años y formaba parte de la oposición clandestina al franquismo. Además de su actividad política, para combatir a la dictadura se había inventado un paladín que habría de proporcionarle muchas admiraciones, alguna fama y tal vez no demasiado dinero, El capitán Trueno, un caballero cristiano y español que luchaba contra el infiel, pero también contra los tiranos y por la paz y la fraternidad. Veinte años después, la curiosidad y el oficio de escribir han conducido a Víctor Mora hasta la Unión Soviética, donde va a publicar un libro de entrevistas a científicos.

A la vista de las anteriores actividades de Víctor Mora, de sus creaciones en el campo de la historieta y, sobre todo, de sus libros (Els plàtans de Barcelona -Los plátanos de Barcelona-, Perduts al parking -Perdidos en el párking~, Whisky amb napalm -Whisky con napalm-, Paris Flash-back y Mozzarella y Gorgonzola) parece algo sorprendente que ahora se dedique a hacer un libro de entrevistas, nada menos que en la Unión Soviética y sobre científicos soviéticos. Esta obra ha llevado a Víctor Mora a la Unión Soviética durante un mes y medio y le ha permitido viajar a lugares tan remotos como la ciudad siberiana de Akaderngodorok, sede de una de las mayores comunidades de científicos e investigadores del mundo.Los antecedentes de tan curiosa empresa hay que buscarlos, según el escritor, en su novela París flash-back, publicada hace unos tres años. "En Paris flash-back aparecía mi interés por los temas científicos, que reaparece también en Mozzarella y Gorgonzola. Ese interés se concretó en el deseo de ha cer un libro de entrevistas a científicos. Casi simultáneamente me enteré de que Editorial Progreso de Moscú tiene una colección llamada Impresiones de la URSS de dicada enteramente a escritores extranjeros que traten temas soviéticos. Ahora hace tres años que propuse el libro de entrevistas a científicos y aceptaron. Desde entonces he estado leyendo toda una serie de materiales para elaborar cuestionarios".

El resultado de estos preparativos ha sido un viaje de un mes y medio por distintas localidades de la Unión Soviética, especialmente Moscú, las ciudades siberianas de Novosibirsk y Akademgodorok, la capital armenia, Erevan, y la ciudad de Asjabad, en la República de Turkinenistán. A lo largo del periplo, Víctor Mora se entrevistó con unas 25 personalidades cientificas, todas ellas contactadas previamente por la Editorial Progreso de Moscú. Asimismo, el contenido de las entrevistas figuraba en cuestionarios elaborados por Mora, traducidos al ruso- y conocidos previamente por los entrevistados. vistadas figuran el cosmonauta Wiacheslaw Zudov, participante en una misión Soyuz-Salyut; el doctor Chazov, director del centro cardiológico de Moscú y copresidente del Movimiento Internacional de Médicos por la Paz, una organización que agrupa a profesionales de la medicina contrarios a la carrera de armamentos; el profesor Koptiuk, director de la sección siberiana de la Academia de Ciencias de la URSS y uno de los principales cerebros en la colonización y explotación de Siberia; el profesor Sergei Kapitza, físico e hijo de uno de los pioneros de la Física en la Unión Soviética; el profesor Arkadi Strugatski, científico y novelista, y Salomon Bruk, un prestigioso demógrafo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de julio de 1983