Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Desafío popular a la dictadura chilena

Detención de Rodolfo Seguel, considerado el 'Walesa chileno'

En la noche del martes individuos que no han sido identificados echaron abajo la puerta del domicilio del dirigente sindical Hernán Meri, en el que se encontraba el líder de la multisindical chilena de oposición, Rodolfó Seguel, que ha dirigido la jornada de protesta del martes contra el régimen del general Augusto Pinochet.Seguel, de 29 años, casado, con dos hijos de 8 y 5 años, ayudante del cajero en la mina de cobre de El Teniente, con estudios primarios, dos años corno sindicalista de base y desde hace cinco meses una especie de Lech Walesa chileno, demócrata cristiano y católico testimonial, fue sacado de la casajunto con Hernán Meri y su chófer a punta de pistola.

Ya en la calle Hernán Meri fue dejado en libertad mientras los otros dos detenidos eran llevados a un lugar desconocido. El hecho de haber dejado en libertad a un testigo permitió suponer que se trataba de una de las abracadabradantes detenciones llevadas a cabo por la policía de seguridad del Estado y no un secuestro de fuerzas parapoliciales, que podría haber tenido consecuencias imprevisibles.

Con 50 enviados especiales en Santiago de las principales agencias, periódicos y televisiones occidentales, no era lógico esperar una desaparición de Rodolfo Seguel, cuya detención oficial fue confirmada a primera hora de ayer, hora de Santiago, por parte de la dirección de Investigaciones.

Rodolfo Seguel, ya procesado por la primera jornada de protesta que tuvo lugar el 11 de mayo pasado, está sometido a una figura jurídica llamada encargatoria de reo, que en combinación con el atrabiliario artículo 24 de la Constitución pinochetista, coloca su destino en manos de los jueces hasta el extremo de poder ser extrañado del país, si bien esta posibilidad ha sido descartada por el director general de Investigaciones, general Fernando Paredes. El 2 de diciembre pasado fueron extrañados los dirigentes sindicales Manuel Bustos y Héctor Cuevas y el dirigente de los empresarios del trigo, Poblech.

Los trabajadores del cobre están conjurados para ir a la huelga en caso de que su máximo líder sea objeto de represalias por parte del régimen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de junio de 1983