Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos no está convencido de la participación búlgara en la agresión

El servicio de espionaje norteamericano (CIA) está intrigado, pero no convencido, por los alegatos que circulan en Italia acerca de que Bulgaria sea la instigadora del intento de asesinato del Papa, aseguraron fuentes oficiales.Dadas las enormes repercusiones que tendría para las relaciones Este-Oeste, si se probase, la implicación búlgara, el espionaje norteamericano no quiere establecer unas conclusiones firmes sobre el caso, y ha persuadido al Departamento de Estado de que siga la política de hablar poco y esperar la conclusión de las investigaciones oficiales italianas, añadieron algunas fuentes familiarizadas con el trabajo de la CIA.

Según estas fuentes, hay evidencia de la intromisión de Bulgaria en asuntos de espionaje y actividades terroristas en Italia y otras partes, pero EE UU no dispone de información suficiente, suministrada por los italianos, como para convencer a sus autoridades de que agentes búlgaros ordenaron a Alí Agca disparar contra el Papa.

Uno de los problemas para la Administración norteamericana es que las propias autoridades italianas están divididas al evaluar las informaciones de que disponen. El Partido Socialista Italiano acusó a los búlgaros, e indirectamente a la URSS, de ser los instigadores del compló contra el Papa, así como de estar detrás del tráfico de armas y drogas y de cooperar con los terroristas de las Brigadas Rojas.

Sin embargo, la Democracia Cristiana -partido mayoritario en Italia- es mucho más cauta, y ha argumentado que no hará públicas sus conclusiones sobre implicaciones internacionales en el caso hasta que las investigaciones del juez Illario Martella hayan concluido. El resultado ha sido el estallido de una contienda entre las mayores fuerzas anti-comunistas italianas.

Después de las conversaciones que mantuvo en Roma el secretario de Estado, George Shultz, con el Papa y las autoridades italianas, en pleno estallido del caso, fuentes oficiales de EE UU aseguraron que la CIA tenía la intención de esperar y ver". "Las pruebas presentadas por los italianos", afirmaron dichas fuentes, "no son lo suficientemente convincentes. Se nos ha hablado de una conexión búlgara, pero necesitamos más información antes de que establezcamos una conclusión en firme".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de diciembre de 1982