Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Algunas propuestas para renovar el convenio del Insalud con la corporación farmacéutica perjudican a la Seguridad Social

La retirada del asesor del Insalud en las negociaciones para la renovación del convenio con la corporación plantea los posibles perjuicios para la Seguridad Social que podrían derivarse de su firma, en el caso de prosperar las propuestas corporativistas sin el suficiente análisis y ajuste de las mismas.

El actual convenio caduca el día 31 del próximo mes de diciembre. El inspector del Insalud Francisco Pulido ha dirigido un informe al director general de dicho instituto, José María Fernández Cuevas, en el que, según se ha informado a EL PAIS, explica las razones de su retirada de las negociaciones para el convenio entre el Insalud y Seguridad Social y la corporación farmaceútica.En el mismo informe le reitera una petición de audiencia para informar del desarrollo de dichas negociaciones.

"Sé por el jefe de la inspección Manuel Evangelista, dice Fernández Cuevas, que Pulido tiene razón en algunos de los puntos que expone". "Su informe", añade, "no va a ser recusado, y reanudará su función asesora cuando se le necesite, aunque, a partir de ahora, volveré a llevar personalmente la negociación".

Informaciones facilitadas por fuentes sanitarias que siguen de cerca dichas negociaciones sería las que "resulta incomprensible las prisas del Insalud por renovar un convenio en forma que tan poco beneficia a la Seguridad Social. Estas prisas sólo se explican por el deseo de que el convenio salga, según los intereses farmaceúticos, antes de un posible cambio de personas en el Ministerio". El director general del Insalud, sin embargo, señala que las prisas "no obedecen a otra cosa que a cerrar cuanto antes un asunto que hay que hacer". El aludido convenio, tal como van hasta ahora redactados algunos puntos, según análisis de expertos, "no aporta contrapartidas, económicas en beneficio de la Seguridad Social, y además esta pagaría los medicamentos más caros que las personas o entidades privadas".

Este punto es una consecuencia del acuerdo -caso de prosperar dicho convenio- por el que se establece que la Seguridad Social pagará los medicamentos según su último precio, independientemente del que figure en el envase. Al mismo tiempo, ello supone una revalorización constante de las reservas farmacéuticas.

Por otra parte, el Insalud cuenta actualmente con un incremento del gasto farmacéutico que supera el presupuesto en 7.500 millones de pesetas.

Fernández Cuevas explica que "ese punto es consecuencia de un acuerdo con el anterior equipo ministerial. Hemos de revisar despacio este tema, pero está difícil para el Insalud. Ahora bien, el beneficio en contrapartidas económicas no es una lucha que haya que ganar a las oficinas de farmacia, sino que es una lucha con la industria farmacéutica en materia de revisión de precios de los medicamentos".

"Este es un tema que presenta una doble vertiente, por el impago del descuento complementario a la Seguridad Social por parte de Farmaindustria, que asciende a más de 20.000 millones de pesetas y que se halla pendiente de resolución judicial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de agosto de 1982