Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Serrano abre en el Ermitage de Leningrado una antológica de sus esculturas

El artista quiere que su muestra enriquezca las relaciones culturales entre la URSS y, España

La muestra de la obra del escultor español Pablo Serrano que a principios de junio se instaló en la Casa de la Amistad, de Moscú, se presentó el pasado viernes, día 29 de julio, en la ciudad soviética de Leningrado, donde ocupa las salas del famoso museo Ermitage. "Quiero que mi exhibición sirva para que las culturas de nuestros países se acerquen y enriquezcan mutuamente", señaló el escultor aragonés con motivo de esta segunda exposición de su obra en la Unión Soviética, donde reside desde hace unas semanas con la intención de entablar contacto con la joven escultura soviética. En su propia tierra, en Aragón, por otra parte, se prepara un museo para albergar la obra del escultor.

"Para este museo es un gran honor acoger la obra de Pablo Serrano, un escultor de notable talento", dijo el director del Ermitage, el académico Boris Piotrovsky, en el acto de inauguración de la muestra de Serrano, a la que asistió numeroso público. Elogió especialmente la serie de retratos de intelectuales españoles en los que el escultor ha trabajado durante varias décadas. Entre ellos, se pueden recordar la célebre cabeza de Antonio Machado que todavía no llegó a Baeza y de la que existen reproducciones en los museos de Nueva York y París, el monumento a Unamuno en Salamanca, el de Galdós en Canarias o el del doctor Marañón en la Ciudad, Universitaria de Madrid, así como la admirable cabeza de Aranguren.El director del Ermitage destacó también Ia profunda humanidad y colorido nacional" que caracterizan todos los retratos del artista español y, por último, aludió a "los sutiles matices psicológicos, expresividad e inspiración que constituyen el sello de su obra".

Pablo Serrano, a continuación, manifestó qué "siendo el Ermitage un museo de historia, siempre da la oportunidad de sus visitantes de admirar las creaciones de los artistas más modernos, lo que representa un ejemplo a seguir por todos los museos del mundo".

Uno de los motivos de la larga estancia de Pablo Serrano en la URSS es precisamente conocer a fondo las obras del Museo del Ermitage en relación con las artes contemporáneas y, al mismo tiempo, influir en lo posible para traer a España una exposición de Matisse formada por la importante colección de cuadros de este pintor, propiedad del primer museo de Leningrado.

Un total de 43 piezas representativas de la evolución de la escultura de Pablo Serrano, desde sus primeras realizaciones a los últimos trabajos del pan compartido, integran la muestra de su obra en la URSS. Este acontecimiento cultural ha sido posible gracias a los acuerdos de intercambio suscritos por la Administración española y la de la Unión Soviética.

La presencia y el éxito de la obra de Pablo Serrano en Moscú y Leningrado renuevan la consagración internacional del escultor aragonés que, en 1955, conquistó el Gran Premio de la Bienal de Montevideo y el Gran Premio de la Bienal Hispanoamericana de Arte de Barcelona, compartido con Angel Ferrán. En el ámbito nacional, el Premio Príncipe de Asturias que recibió este año y su nombramiento como miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el mes de mayo de 1981, son las más recientes manifestaciones del reconocimiento público que ha merecido su obra.

Una interpretación de la figura de Antonio de Nebrija, que le encargó el Ayuntamiento de Salamanca, es la. tarea que ocupa actualmente la actividad Creativa del escultor. También trabaja en una serie de obras destinadas al torreón aragonés de Fortea, donde se instalará el Museo Pablo Serrano, patrocinado por la fundación del mismo nombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de agosto de 1982