Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Estudiantes españoles en Alemania

Hay algo en el sistema escolar español que muchos estudiantes en el extranjero, hijos de emigrantes españoles, juzgan completamente incomprensible e injusto. Ese algo es el examen de selectividad, examen por el que tiene que pasar todo estudiante español que haya realizado sus estudios según el sistema alemán en la República Federal de Alemania y quiera ingresar en una universidad española.Este sistema parece olvidar que cada país tiene su método, tan válido como el español, al seleccionar sus alumnos para cursar unos estudios universitarios. Si comparamos el sistema escolar alemán con el español, veremos que ambos sistemas desembocan por sendos caminos en el mismo fin: selección de estudiantes para la universidad. En España la educación escolar propone doce años de asistencia a un centro antes de obtener el título de Bachillerato. Si el bachiller desea proseguir sus estudios en la universidad, debe someterse al examen de selectividad antes de comenzar su carrera universitaria. En Alemania el alumno tiene que acudir a un centro escolar durante trece años; si aprueba la clase trece, equivalente a COU, es admitido a los exámenes de Abitur, que equivaldrían a la selectividad, y aprobando estos últimos, el alumno obtiene el titulo de Abitur, título con el que se le concede acceso directo a cualquier universidad alemana.

Si aquí, en Alemania, pasamos ya por una prueba de selección, ¿por qué en España tenemos que afrontar otra? Me parece que con esta medida el Gobierno español dificulta enormemente el regreso de los emigrantes españoles a su patria, mientras que Alemania abre las puertas de sus universidades a estudiantes españoles que han realizado su Bachillerato en España, sin la menor dificultad. Es decir, que si un español con la selectividad aprobada desea proseguir sus estudios en una universidad alemana, es admitido directamente, sin tener que soportar más pruebas que un examen del idioma.

Ya va siendo hora también de que España haga honor a su palabra de facilitar, en verdad, el retorno de los emigrantes a su patria./ y cinco firmas más, alumnos de la clase 12 del Gymnasium St. Xaver.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 1982