Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desde 'El capitán Trueno' a 'Mortadelo y Filemón'

Editorial Bruguera nació a principios de siglo como empresa dedicada fundamentalmente al tebeo infantil. Durante un buen número de años esa fue su casi exclusiva producción, que alcanzó éxitos de ventas considerables con las colecciones de El capitán trueno, Eljabato, Pulgarcito, DDT, etcétera.En 1954 la empresa se constituye en sociedad anónima, manteniéndose sin embargo el capital en manos de la familia Bruguera. En esa época, además de proseguir la publicación de tebeos, inunda el mercado con la publicación de novelas rosa y "del oeste", en especial de Corín Tellado y Marcial Lafuente Estefanía. Este tipo de producto, de bajo coste, constituía aún una de las partes más importante de la producción y exportación de Bruguera. Un 55% aproximadamente iba directamente a Latinoamérica.

El mundo del tebeo

El tebeo posibilitaba un tipo de producto emparentado con él, álbumes, recopilaciones en libros, etcétera, que formaban también un capítulo importante en la producción de la editorial. A este respecto cabe recordar la publicación de los álbumes de Francisco Ibañez, cuyos personajes Mortadelo y Filemón y Rompetechos alcanzaron ventas muy considerables durante los años setenta.

En esos años la editorial Bruguera decide acometer la publicación de libros en colecciones de gran difusión que hoy mantiene en el mercado. Estas colecciones son las tituladas Cinco estrellas, Narradores de hoy, Todo libro, Bruguera Club y El libro amigo..

En este campo, sin embargo, la labor de la Bruguera no se considera, en el mundo editorial, como especialmente afortunada. No pocos libros han aparecido casi simultáneamente en varias de las colecciones citadas, provocando stocks considerables. Otros, clásicos de la literatura en su mayoría, estaban ya editados en otras editoriales y en traducciones y precios que no desmerecían de los que ofrecía la editorial que ahora suspende pagos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 1982