Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'voto anunciado' de García Márquez condiciona las elecciones colombianas

ENVIADO ESPECIAL Finalizó ayer en Colombia la campaña electoral para las elecciones presidenciales del próximo domingo. Los dos candidatos con posibilidades de triunfo terminaron sus giras en campo contrario. El liberal Alfonso López Michelsen reunió a 40.000 personas en Bogotá donde fuera barrido en las elecciones de marzo, mientras el conservador Belisario Betancur convocaba un acto multitudinario en Barranquilla, reducto histórico de su oponente. Pero la traca final de la campaña, no por anunciada menos espectacular, fue un reportaje del diario El Tiempo donde el colombiano más universal, Gabriel García Márquez, comprometido con la izquierda, afirmó que votará por López Michelsen.

Conscientes del peso electoral que tiene el voto anunciado del novelista (autor de Crónica de una muerte anunciada), las últimas intervenciones de los candidatos han girado en tomo a estas declaraciones, en las que destaca la casi total descalificación de Luis Carlos Galán, disidente del liberalismo, que puede propiciar la victoria de los conservadores.

En la candidatura galanista, donde muchos ven el único elemento renovador del agotado panorama político colombiano, García Márquez descubre nada menos que elementos fascistoides, porque algunos de sus seguidores, han hablado de un voto cualificado. Como si se tratara de desmentirlo, Galán cerró su campaña en un barrio periférico de Bogotá.

De Betancur, que esta vez tiene posibilidades de ganar, dice que es un candidato débil, por su dependencia de los sectores más duros del Partido Conservador, enemigos de una paz lograda por el diálogo. Le acusa también de haber desaforado su demagogia. En López Michelsen encuentra finalmente García Márquez al único capaz de devolver a Colombia una dimensión internacional, de conseguir la paz y de devolver al Partido Liberal un ideario popular y progresista, sobre todo después de su promesa de incorporarlo a la Internacional Socialista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 1982