Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Europa analiza la agricultura mediterránea

"El futuro del hombre sobre la tierra pasa ya por una nueva agricultura capaz de fomentar su dignidad, ayudar a su desarrollo y favorecer su solidaridad", afirmó el ministro de Agricultura y Pesca, José Luis Álvarez, en el acto inaugural de la octava audición parlamentaria del Consejo de Europa realizada ayer martes en Palma de Mallorca y que en esta ocasión está dedicada al estudio de los problemas de la agricultura mediterránea.El ministro resaltó en su alocución la importancia del Consejo de Europa al que calificó de "promotor de cotas crecientes de bienestar y progreso" al tiempo que hizo hincapié en el papel que le corresponde a España en el marco internacional, con dos coordenadas básicas: Europa y el modelo de sociedad occidental libre y democrática.

En estas jornadas, cuyo presidente es el senador centrista y miembro del Parlamento Europeo, Carlos Calatayud, y a las que asiste también el presidente de la Asamblea de parlamentarios del Consejo de Europa y diputado por Coalición Dernocrática, José María de Areilza, participan asimismo doscientos miembros del Parlamento Europeo, quienes analizarán los problemas de la agricultura mediterránea y, en sus conclusiones finales, plantearán las soluciones pertinentes para su mejora y adecuación a las necesidades del resto de los países europeos.

Tanto Areilza como el senador Calatayud coincidieron en resaltar la importancia del temario de esta reunión, precisamente en unas fechas clave para España de cara a su ingreso en la Comunidad Económica Europea.

José María de Areilza expresó su confianza en que los trabajos de estas jornadas tiendan un puente entre la ciencia y la política, al tiempo que deseé que este encuentro consiga reforzar el diálogo entre los países de la Comunidad Económica Europea y los de la cuenca mediterránea.

"La construcción de Europa", dijo Areilza, "llega a ser cada vez más una realidad confrontada con las preocupaciones cotidianas de una sociedad europea en proceso de mutación constante. La agricultura se encuentra en primera línea de las preocupaciones europeas pues para muchos países en los que era esencial, no es ahora más que un reflejo de crisis y esperanzas".

El presidente de la Asamblea de parlamentarios europeos indicó asimismo que la "tarjeta de visita", de la Comunidad Económica Europea es la política agrícola comunitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 1982