Comienza la conferencia de desarme en Ginebra

Arsenales nucleares europeos del Este y del Oeste

Las negociaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética que comenzaron ayer en Ginebra estarán centradas en la reducción de las armas euroestratégicas. Estos euromisiles tienen un alcance entre 1.000 y 5.000 kilómetros, y son los siguientes:

Más información
Treinta años de negociaciones
Diccionario nuclear

Pacto de Varsovia. Misiles SS-20, en funcionamiento desde 1977, dentro de un programa que prevé el despliegue de 333 de estos ingenios, dirigidos hacia Europa, China y Japón.Su alcance es de 4.500 kilómetros y están equipados con tres ojivas nucleares independientes de seiscientos kilotones (treinta veces la potencia de la bomba de Hiroshima), que pueden dirigirse contra distintos objetivos desde rampas móviles. Se les considera los cohetes de alcance medio más perfeccionados instalados en Europa y pueden alcanzar un blanco con una precisión tal que su margen de error no superaría los cien metros. Al parecer, en la actualidad los soviéticos han desplegado unos 250 misiles SS-20, a un ritmo de uno cada cinco días, de los cuales 180 apuntan hacia Europa.

Los misiles balísticos SS-4 y SS-5, instalados desde los años sesenta y progresivamente sustituidos por los SS-20, tienen una sola ojiva nuclear, combustible líquido y se lanzan desde plataformas fijas.

Los SS-4 tienen un alcance de 2.500 kilómetros, los SS-5, de unos 4.000.

Cálculos aproximados señalan que la URSS tiene en funcionamiento cuatrocientos misiles de este tipo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Otros tipos de euromisiles soviéticos, que no ocuparan un lugar preferente en las conversaciones de Ginebra son los SS-12, que tienen entre 500 y 1.000 kilómetros de alcance, y los SS-21 y 23, que llegan sólo a una distancia máxima de 300 y cien kilómetros.

OTAN. Misiles Cruise, lanzados desde rampas móviles, con un alcance de 2.500 kilómetros.

Son una especie de avión pequeño sin piloto (seis metros de longitud), que vuela a una velocidad subsónica y a una altura de entre treinta y cien metros, con lo que escapa a la detección del radar.

Tiene una sola ojiva nuclear y puede ser lanzado también desde un navío o un avión.

Funcionan con un sistema computarizado de navegación, en el que llevan impreso un detallado mapa del terreno a sobrevolar, lo que les permite esquivar los altibajos y les proporciona una gran precisión.

La OTAN planea instalarlos en Bélgica (48), Reino Unido (160), Italia (112), República Federal de Alemania (96) y Holanda (48).

Los misiles Pershing 2, con un alcance de 1.800 kilómetros, también móviles.

Tienen una longitud de 10,2 metros, funcionan con combustible sólido y van equipados con una ojiva maniobrable con guía terminal.

La OTAN tiene prevista la instalación de 108 en Europa occidental. Uno de estos misiles Pershing 2 lanzado, por ejemplo, desde la República Federal de Alemania, podría situar una bomba de veinte' kilotones en un blanco situado en territorio soviético, con un margen de error de menos de 200 metros en sólo ocho minutos.

Estados Unidos no quiere negociar más que sobre estas armas. Por su parte, la Unión Soviética desea incluir también los otros vectores de armas nucleares:

los bombarderos norteamericanos F- 111 y F-4, con base en el Reino Unido y en la República Federal de Alemania; los aviones A-6 y A-7 de los portaviones del Mediterráneo:

Los misiles Poseidón, que equipan los submarinos estadounidenses.

Asimismo, la URSS desea contar en las negociaciones con las fuerzas británicas y francesas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS