Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entrega del Premio Europa Nostra al Museo Camón Aznar, de Zaragoza

La restauración del palacio de los Pardo, típico edificio del renacimiento aragonés, ha recibido el Premio Europa Nostra 1980, «el galardón internacional más importante que se concede a las obras de conservación del patrimonio artístico», como dijo Carmen Ortueta, la representante de Hispania Nostra, en el acto de exitrega del diploma acreditativo.

El palacio de los Pardo, en Zaragoza, fue restaurado por la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja para que sirviera de sede al Museo e Instituto de Humanidades Camón Aznar, que, por otra parte, ha recibido también este año la medalla de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando a la colección artística que contiene.La dirección de las obras corrió a cargo del arquitecto Regino Borobio, que se propuso, además de la necesaria consolidación del edificio -ya que se encontraba prácticamente en ruinas-, respetar rigurosamente la reconstrucción original. Hecho destacado en esta restauración es también la perfecta adecuación a la función que cumple, realizada en un trabajo conjunto con José Camón Aznar, el artífice de la obra, que donó a su ciudad natal toda su colección artística y su biblioteca.

El edificio fue construido entre los años 1550 y 1570, y es una brillante muestra de palacio aragonés del renacimiento. Destaca en él su espléndido patio, rodeado de galerías, con columnas y arcos de capiteles influenciados por la corriente italiana -como en la planta baja-, o con la estructura de tres arquillos y decoración plateresca de la principal.

En las distintas plantas -tres y el sótano- alberga veintiuna salas de exposición y el Instituto de Humanidades. Las antiguas caballerizas fueron habilitadas como salón de conferencias, y se han incorporado también los restos de muros romanos que aparecieron durante la realización de las obras.

El museo presenta más de cuatrocientas obras pictóricas y un centenar de dibujos, grabados, esculturas y cerámicas. La primera planta está dedicada a los siglos XV, XVI y XVII; la segunda, al XVIII y XIX, y la tercera, a la pintura contemporánea. En conjunto, tiene desde una colección completa de grabados de Goya hasia un Benjamín Palencia, pasando por Velázquez o el Greco. Se realizan también exposiciones temporales de gran interés, y en cuanto a la biblioteca, contiene más de 8.000 libros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de noviembre de 1981