Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El “Guernica” de Pablo Picasso llega hoy, por fin, a España

El ministro de Cultura vuelve de Nueva York con el célebre cuadro y todos sus bocetos y dibujos

El Guernica, uno de los cuadros más célebres de la historia de la pintura universal, que Pablo Picasso pintara en la primavera de 1937 por encargo del Gobierno de la Segunda República española, llega hoy a España. Este ha sido el desenlace fulminante y feliz de una historia repleta de negociaciones secretas, de declaraciones, de saltos hacia atrás y hacia adelante, que culmina esta mañana, a las 7.45 horas, cuando el cuadro, escoltado por los últimos negociadores, el ministro de Cultura, Íñigo Cavero; el director general de Bellas Artes, Javier Tusell, y sus colaboradores Miguel Ortega y Martínez Novillo, descienda del avión de Iberia, un jumbo que hace el vuelo IB 952, regular con Nueva York, en las pistas del aeropuerto de Barajas.

«La operación comenzó ayer a las seis de la tarde», dijo Íñigo Cavero, «al cerrarse las salas del museo al público». Siete horas fueron necesarias para descolgar el cuadro -aún visible para los visitantes durante toda la jornada del martes-, enrollarlo con las debidas precauciones y prepararlo para su salida. «A la una de la madrugada todo está preparado», añadió Cavero.

Con la salida del cuadro acabó la responsabilidad del MOMA como depositario del Guernica durante 42 años. Los expertos del museo neoyorquino, siempre muy reacios a facilitar informaciones a la Prensa sobre las modalidades del traslado, entregaron a la delegación cultural española un detallado informe sobre el estado y futura conservación del cuadro.

La operación rescate se había previsto para finales de mes. Sin embargo los factores de seguridad impusieron un rififi digno de un filme de ladrones de telas célebres. Ninguna filtración traspasó las paredes del MOMA hasta escasas horas antes del anuncio oficial, con la inesperada salida del Guernica hacia Madrid.

«En realidad, todo está ultimado desde el pasado mes de julio», dijo el ministro. De común acuerdo entre los directivos del MOMA y el Gobierno español, se dejó trascurrir el paréntesis veraniego para concretar el espectacular rescate del Guernica.

La ausencia de toda póliza de seguro -«tampoco el Gobierno británico aseguró las obras del escultor Roger Moore en su última exposición en Madrid», dijo Javier Tusell, director general de Bellas Artes- se debe al valor incalculable de la obra artística y al alto significado político que Pablo Picasso plasmó en el Guernica en memoria del horror del bombardeo nazi a la ciudad de Guernica, en el País Vasco.

«La mejor protección son las medidas de seguridad montadas por la policía española en colaboración con la nortearnericana», anunció Íñigo Cavero. El cuadro no exigirá reparaciones importantes para su exposición en el Casón del Buel Retiro, en Madrid, a partir del 25 de octubre, coincidiendo con el centenario del nacimiento del pintor malagueño. La sala del Casón del Buen Retiro, con su alta bóveda, multiplicará los efectos ópticos del Guernica, según los expertos artísticos españoles que acompañaron a la delegación presidida por Cavero.

Hace unos años, el Congreso estadounidense acordó conceder 500.000 dólares (unos cincuenta millones de pesetas) al Estado español para facilitar el traslado del Guernica, verdadero símbolo de la recuperación de las libertades dernocráticas y de la reconciliación entre todos los españoles. José Lladó, embajador de España en Washington, que en todo momento asistió a los actos de recuperación del Guernica, no quiso avanzar pronósticos sobre tal ayuda financiera.

El MOMA, identificado en múltiples ocasiones con el Guernica, de Picasso, obtuvo, sin lugar a dudas, óptimos beneficios durante los 42 años de exhibición exclusiva de la impresionante pintura en blanco y negro.

Cuatro años, desde las prlmeras elecciones democráticas en España, para recuperar el Guernica no le parece al ministro de Cultura excesivo. «Desde el primer momento se iniciaron trámites, al margen de protagonismos políticos», dijo Cavero, «pero las reticencias iniciales de algunos herederos de Picasso y los temores del MOMA por la seguridad del cuadro no facilitaron un rápido desenlace, hoy culminado». Íñigo Cavero señaló que la presentación por parte de España de un sólido informe demostrando la propiedad del Guernica por parte del Estado español -encargado y pagado por el Gobierno de la República en 1937- fueron los elementos claves que hoy permiten el regreso del Guernica España. Según palabras del propio ministro, «hoy regresa el último exiliado».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de septiembre de 1981