Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josu Bilbao: una crónica fotográfica de Euskadi

Treinta fotos inéditas en blanco y negro sin trucaje alguno, treinta trozos de la complicada existencia de Euskadi, en treinta por cuarenta, componen la crónica gráfica de los años 1978-1979, realizada por Josu Bilbao Fullaondo, redactor gráfico de la delegación en Euskadi de Cambio 16, que se expone estos días en la galería Alga, de San Sebastián.

«He visto los dos años últimos en el País Vasco en blanco y negro (en todo el sentido que este término tiene). La mía es una crónica con pocas luces claras. con poca esperanza, con prácticamente ninguna alegría y sí mucho dramatismo. No he buscado conscientemente el dramatismo, sino que se me ha servido tal cual. No he podido encontrar alegría. Euskadi no es un país triste precisamente, pero la situación político-social le ha llevado a esos derroteros. Incluso en fiestas que he fotografiado he buscado la alegría sana, de verdad, pero difícilmente he podido encontrarla. »

Junto a los elementos conflictivos de la vida de Euskadi en los dos últimos años, Josu Bilbao ofrece en su exposición imágenes de temas permanentes, casi míticos en Euskadi, como son el clero, la fiesta (ese mozo «roto» por lajarana sanferminera), el campo (atendido por mujeres), la actividad fabril, la ría del Nervión («mi ría», como le gusta afirmar al fotógrafo) o los «cascos viejos» de Bilbao, San Sebastián o Vitoria. No falta el toque y reflejo de la noche «alegre» en Bilbao, el gay, o el pasota («que son», señala Josu Bilbao, «verdaderos choques en una sociedad tan tensa y dramatizada como la de Euskadi»).

La faceta de retratista de Josu Bilbao tiene también un hueco en la exposición. El ya desaparecido dirigente del PNV Juan Ajuriaguerra (impenetrable y hosco), Ramón Rubial (un obrero simpático, primer presidente del CGV), Telesforo Monzón (tocado de bastón bajo una pancarta de «amnistía»), han sido captados en sus gestos más característicos. En esta galería de personajes hay también un facha enardecido y un nostálgico carlista -tocado de boina roja o con borla dorada-.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de enero de 1980