Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
27.º FESTIVAL DE SAN SEBASTIAN

Gran acogida al documental "El proceso de Burgos"

El proceso de Burgos, documental a competición dirigido por Imanol Uribe, era una de las películas más esperadas. Durante todas sus proyecciones la película ha registrado llenos absolutos, así como las más largas ovaciones que se han oído en este festival. Imanol Uribe, titulado en Dirección en una de las últimas promociones de la Escuela Oficial de Cine, había dirigido anteriormente dos cortometrajes: Off y Ez.

El proceso de Burgos es un documental de más de dos horas de duración, con algún material de archivo, pero donde casi la totalidad del filme lo componen una serie de entrevistas con los dieciséis militantes de ETA que fueron procesados en Burgos, en diciembre de 1970, como responsables de la muerte del comisario de la brigada político-social de Guipúzcoa, Melitón Manzanas, acaecida año y medio antes. También son entrevistados tres de los abogados defensores de dicho proceso.Con este material, Imanol Uribe ha construido un informe exhaustivo y lineal. Su mayor trabajo ha sido sin duda el montaje, ordenar sin manipular, seleccionar sin escamotear. Durante toda la primera parte, los procesados se presentan, narran cómo entraron en ETA y los motivos que les impulsaron a ello, así como sus primeras actividades dentro de ETA hasta su detención. Durante la segunda parte del filme, cada uno describe detalladamente el proceso mismo desde su punto de vista y el papel particular que desempeñó dentro de él. Lamentablemente, por la necesidad de reducir el filme a un metraje más o menos estándar, Uribe se vio obligado a suprimir, durante el montaje, una tercera parte, donde los procesados hablaban acerca de su período en la cárcel, la amnistía y su reincorporación a la vida normal, capítulo que no cabe duda hubiera resultado de tanto interés como los anteriores.

Imanol Uribe ha construido un documento impecable bajo el signo de la objetividad y la no manipulación del material, montado con lógica y rigor. Como nota curiosa hay que añadir que la proyección del filme de Uribe fue acompañada constantemente de grandes carcajadas por parte del público, debido al carácter de algunas de las intervenciones de Xabier Izko de la Iglesia y, sobre todo, de Enrique Gesalaga, que se revela como un cómico singular. Todo ello, lejos de restarle seriedad a la información, contribuye a enriquecerla y dotarla de un lado desmitificador que resulta realmente inesperado. El proceso de Burgos es el relato de unos hechos tal vez ya demasiado conocidos, pero hay que decir que esta película no podría nunca ser sustituida por un libro o por un reportaje periodístico. Los rostros mismos de sus «protagonistas», sus expresiones, su manera de hablar, no son simples acompañantes del «informe» elaborado por Uribe, son una parte fundamental e indispensable de él.

En la sección de «nuevos realizadores» se ha pasado Albert Warum, de Josef Rodl, de la República Federal de Alemania. Se trata del filme fin de carrera de Rodl en la Escuela de Cine de Munich. La película, que obtuvo el premio Fipresci en el Festival de Berlín de este año, es una obra a medio camino entre las Escenas de caza en Baviera, de Fleischmann, y el Gaspar Hauser, de Herzog. Albert, marginado absoluto, sale del manicomio con una especie de libertad condicional y se encuentra con que ha sido marginado en el interior de su propia familia y desplazado de su puesto

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de septiembre de 1979