Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Miseria y opulencia de la comunicación visual

Miseria de la comunicación visual (Elementos para una crítica de la industria de la conciencia.)H. K. Ehmer el alt. Ed. Gustavo Gili. Col. Comunicación Visual. Barcelona, 1977

Más allá de la polémica sobre la preponderancia de unos u otros medios de comunicación, de estos o aquellos Canales; más allá de las disquisiciones sobre qué merece el marchamo de estético o no, lo que parece asentado, y poco discutible en pasado, presente o futuro, es el imperio del ojo -de la comunicación visual- como catalizador cultural.

No está de más poner dos premisas a la tesis última. El imperio de los lenguajes visuales ha estado falto de un riguroso acercamiento crítico en dos singulares vertientes: la que consideraría «importante» el estudio puntilloso de los mensajes tachados de convencionales y/o comerciales por los estetas puristas, y la referida a la fundamentación social de una nueva disciplina didáctica en este campo.

La obra colectiva Miseria de la comunicación visual, firmada por varios expertos alemanes, ofrece, en primer término, una revisión de los estereotipos puristas en el campo de lo visual, que han relegado el estudio de numerosos signos visuales socialmente más influyentes que la obra de arte. Al tiempo ofrece casos prácticos de análisis de esos signos adoptados, para llegar, en la última parte del estudio, a sentar algunas bases de la didáctica sobre la comunicación visual.

Aceptado, en el sentido convencional, que la nueva conciencia estética no debe diferenciar ya entre las funciones del arte actual y las de los medios de comunicación ópticos generales (extra-estéticos), los distintos especialistas echan mano del new criticism, la lingüística francesa, la semiótica de raíz barthiana y el estructuralismo para llegar a ese método de nueva indagación englobadora y aplicarlo.

La finalidad es clara: «desentrañar la ideología por el análisis de los lenguajes». Delatar las informaciones ocultas, demostrar que los sistemas formales son intercambiables, denunciar o alentar los mensajes que suman a las satisfacciones comerciales, satisfacciones antropológicas, etcétera. La muestra de análisis sobre lo visual cotidiano contenida en la obra es variopinta y sugerente: carteles publicitarios de cerveza, películas italo-western, relación fenómenos estéticos- prejuicios políticos, héroes del comic, revistas juveniles, etcétera.

Con estas premisas experimentales, se da el paso hacia un asentamiento de las bases para la contribución a la crítica ideológica del aprendizaje visual, llegando a la fundamentación social de la citada nueva disciplina didáctica.

Alejándonos poco a poco de los estetas puritanos y de los apocalípticos amantes de los tipos móviles, se trata de llegar a un aprendizaje crítico de la abundante, sugestiva y, en ocasiones, indigesta avalancha de mensajes que soportan día a día nuestros ojos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de marzo de 1978