Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Película clandestina en Haití sobre Duvalier

Entre el vudu y la magia negra, emergen las personalidades grotescas de François Duvalier (papa Doc) y su hijo Jean Claude (baby Doc) expuestos tal cual son, y no como seres esotéricos. «Ese fue objetivo de mil filme, mostrar al fallecido dictador y a su heredero en su verdadera dimensión y como brujos de la dominación, ese tabú que sirvió para aplastar al pueblo», dice Arnold Antonin, realizador de la película Haití, camino de la libertad.

Este es probablemente el único largometraje de toda la producción cinematográfica haitiana, solo puede ser visto clandestinamente en Haití, aunque en Nueva York viene exhibiendo semanalmente desde hace dos años. En Cáracas su proyección fue un acontemiento y sirvió para recordar que a unos cientos de kilómetros de costa venezolana está, esa dictadura dormida, impuesta sobre pueblo casi dopado por la ignoracia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de abril de 1977