Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malestar por unas declaraciones del señor Suárez sobre la lengua catalana

El apartado de las recientes declaraciones del presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, a Paris-Match, que hacía referencia a las lenguas catalana y vasca, ha provocado en Cataluña una reacción de profundo descontento.En aquella entrevista Adolfo Suárez calificaba de idiota la pregunta formulada por el periodista francés respecto a la posibilidad de un bachillerato en catalán o en vasco. El presidente del Gobierno añadió que «encuéntreme usted antes profesores que puedan enseñar química nuclear en vasco, catalán, etc. Seamos serios».

En la reunión de la comisión permanente de la Assemblea de Catalunya celebrada el pasado domingo se volvió a tratar el mencionado aspecto de las declaraciones de Adolfo Suárez. En el punto número 7 del comunicado de prensa emitido después de la reunión se manifiesta que «la comisión permanente ha rechazado unánimemente y con toda energía las declaraciones del presidente del Gobierno español, señor Suárez, a la revista Paris-Match. Estas declaraciones demuestran la continuidad en la actitud anticatalana por parte del Gobierno actual».

En el transcurso de esta reunión de la Assemblea de Catalunya se manifestó que las mencionadas declaraciones podrían convertirse en un estímulo para la afirmación nacional catalana, en el mismo sentido en que lo fueron los votos de 18 concejales barceloneses en contra de una subvención municipal de 50 millones en favor de la lengua y cultura catalanas. Durante el encuentro del mencionado organismo unitario catalán se afirmó también que estas declaraciones del señor Suárez debían ser un motivo de reflexión con relación a la visita que éste efectuará a Cataluña a partir del próximo día 24.

La asociación protectora de la lengua catalana Omnium Cultural, de carácter conservador, también emitió un comunicado en el que condena duramente las opiniones del señor Suárez. En él se afirma que «no puede acusarse de pobre a aquél que antes ha sido expoliado». También se afirma que «nuestra lengua ha sufrido un trato persecutorio».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 1976