Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Las relaciones laborales en España, analizadas sin academicismos

Son muy pocos los profesores universitarios de Derecho del Trabajo que han tendido un puente entre su función investigadora y docente y el análisis en diarios y revistas de las realidades laborales y sindicales de los pueblos del Estado español, y muchos menos aún los que lo hacen con habitualidad. Excepción destacada a esa regla general es la producción periodística de Juan Antonio Sagardoy. Su lanzamiento al mundo de la prensa podría ser punto de partida de reflexión a otros profesores universitarios que no sólo por su formación y conocimientos, sino por lo que aún es más importante, por su orientación política y social, tienen mucho que decir sobre los problemas laborales de los trabajadores de este país.

La realidad laboral española, de Juan A

Sagadoy. Edit. Colegio Universitario San Pablo. 1976. Madrid.

Menosprecio

La Colección Gallo Verde que la Sociedad de Estudios Laborales dedica a libros de opinión inicia su singladura editorial con un libro que recoge una selección de los trabajos periodísticos que Sagardoy ha publicado en Informaciones, Guadiana, Contrapunto y A BC, entre otras publicaciones. Se podrá o no estar de acuerdo con la posición política de Sagardoy, pero lo que no se le puede discutir es su capacidad para seleccionar los temas candentes que interesan cada día a los protagonistas de las relaciones sindicales, su claridad expositiva y, lo que sin duda es aún más importante, su aportación de soluciones democráticas. La obra del profesor Sagardoy no se puede leer con indiferencia, aunque se pueda sentir en ocasiones la discrepancia. Yo me atrevería a pedirle al autor que apurara al máximo las posibilidades de análisis político de nuestro sistema de relaciones laborales, porque ello unido a su técnica de análisis jurídico daría gran juego reflexivo al movimiento obrero organizado. El entorno jurídico y social de los problemas laborales españoles, los problemas clásicos de la vida laboral cómo la jornada de trabajo o el salario, los más novedosos como la irrupción de nuevos protagonistas de las relaciones laborales, los temas que siguen sin resolver en este país, como la huelga o la negociación colectiva, las crisis laborales de cada día, la reforma de la empresa que no acaba de llegar a pesar de las promesas del Fuero, del Trabajo, la complicada trama financiera de una Seguridad Social regresiva, las multinacionales, que tantas iras suscitan en el movimiento obrero, y muchos más temas son aborda dos por Sagardoy. El principal mérito de su obra es, a mi juicio, haber abordado por primera vez en España las relaciones laborales en una contemplación global dejando a un lado los academicismos. Es en este marco, no científico, en el que la obra periodística de Sagardoy cumple perfectamente su pretensión: analizar lo que hay detrás de cada norma laboral, su entramado político y social.

En el fondo de esta inhibición hay, tal vez, un menosprecio a la obra menor, que el periodismo impone, por limitaciones de espacio, por el heterogéneo colectivo al que la obra periodística va dirigida y por lo aparentemente perecedero de la misma. Unase a ello la dificultad de hacer análisis críticos de la realidad social durante los últimos cuarenta años, y tal vez todo ello explique el alejamiento de tantos universitarios del mundo de los periódicos y revistas. Este distanciamiento resulta expresivo, asimismo, de la crisis que en este país ha padecido el periodismo de opinión, cuando quien lo ejercía no coincidía en sus opiniones con las del poder político.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de mayo de 1976