Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más imputados federativos del ‘caso Villar’ serán suspendidos

El CSD pedirá la semana que viene al TAD el cese temporal de cinco directivos que presiden territoriales

Juan Luis Larrea preside una asamblea de la Federación en julio.
Juan Luis Larrea preside una asamblea de la Federación en julio. EL PAÍS

Aunque con una semana de retraso por la extraña tardanza de la Federación Española de Fútbol (FEF) en confirmar los investigados en el marco de la Operación Soule que forman parte de la cuestionada junta directiva federativa, el Consejo Superior de Deportes (CSD) ha iniciado ya los trámites para que el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) suspenda cautelarmente a los directivos implicados. El procedimiento será el mismo que el empleado con Ángel María Villar y Juan Padrón, ambos en libertad con cargos y bajo fianza de 300.000 euros, acusados de presunta corrupción entre particulares, falsedad documental, administración desleal y apropiación indebida. El CSD convocará a principios de la próxima semana su comisión directiva y propondrá la apertura de expediente y la posterior suspensión cautelar al TAD.

Los próximos sancionados son cinco presidentes de federaciones territoriales: Jacinto Andrés Alonso (Rioja), Antonio García Gaona (Ceuta), José Miguel Monje (Murcia), Diego Martínez (Melilla) y Vicente Muñoz (Valencia). El quinteto forma parte de la junta directiva presidida por el presidente en funciones de la FEF, Juan Luis Larrea.

Aunque Villar está suspendido cautelarmente, el modus operandi de la Federación parece ser el mismo ahora que presiden y dirigen Larrea y la secretaria general Esther Gascón. Si Villar acostumbraba a jugar con los tiempos, nada parece haber cambiado. El CSD ha tardado más de una semana en obtener la información que requirió a la Federación, que se había limitado a mandar un correo a través de un simple empleado. El CSD necesitaba que el documento estuviera apoyado por un alto directivo y hasta ayer, y después de insistir varias veces, Esther Gascón no mandó la información requerida.

Con los miembros del TAD de vacaciones, se desconoce cuándo comenzará a ejecutarse la suspensión cautelar de los cinco directivos, a los que podría añadirse la de la directora general de la selección, María José Claramunt, y la del jefe de los servicios médicos federativos, Juan Espino Navia.

Petición de dimisión

Entre los miembros del TAD ya no se encuentra Andreu Camps, que dimitió el mismo día que Villar fue suspendido. Camps no fue partidario siquiera de abrir expediente a Villar por los presuntos tratos de favor al Recreativo de Huelva y al Marino de Tenerife y por el retraso electoral. Camps, junto a Eloísa Carbonell, también ya fuera del Tribunal, y Koldo Irurzun, aún miembro, quedaron en evidencia cuando dos jueces abrieron sendos procedimientos en los casos en los que ellos ni estimaron una simple apertura de expediente que hubiera dado paso a una investigación.

La propuesta de suspensión del CSD a estos cinco directivos llegará a pocos días de que los 19 presidentes de territoriales se reúnan con Villar para pedir su dimisión. La maniobra de los barones ha sorprendido a algunos empleados federativos, que no esperaban que los mismos individuos que han posibilitado que Villar permaneciera 29 años en el cargo alimentando el sistema de compra de voluntades que describe el auto del juez Pedraz, ahora quieran desterrarle definitivamente del cargo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información