Almodóvar, en la lectura de la obra de Paco Bezerra: “Nunca imaginé que iba a asistir hoy a un acto contra la censura”

Figuras de la cultura o la política y público anónimo ovacionan la lectura dramatizada del monólogo del dramaturgo vetado por la Comunidad de Madrid

De pie, de izquierda a derecha, Ana Belén, Gloria Muñoz, Nathalie Poza, Aitana Sánchez-Gijón y Julieta Serrano posan Paco Bezerra (izquierda) y Matías Umpierrez minutos antes de la lectura dramatizada de 'Muero porque no muero'. Foto: ÁLVARO GARCÍA | Vídeo: EPV

Una imponente, larga y emotiva ovación, el público puesto en pie, bravos y aplausos, abrazó esta noche la lectura dramatizada de Muero porque no muero, la obra del dramaturgo Paco Bezerra vetada por la Comunidad de Madrid. El mundo de la cultura arropó este monólogo centrado en la vida de Teresa de Jesús, interpretado a cinco voces por cinco grandes actrices: Ana Belén, Aitana Sánchez-Gijón, Nathalie Poza, Julieta Serrano y Gloria Muñoz. Al acto, celebrado en una abarrotada Sala Berlanga de Madrid, acudieron representantes del mundo de la cultura y la política, que demostraron así su apoyo decidido al autor tras la retirada de la obra de la programación de los Teatros del Canal por parte de la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid. La función, con música original de Luis Miguel Cobo, fue dirigida por Matías Umpierrez.

El encuentro contó con la presencia, entre otros, de Pedro Almodóvar, el actor Asier Etxeandia, las actrices Marisa Paredes, Elena Anaya, Macarena García, Goya Toledo y María Adánez. También acudieron Luis García Montero, director del Instituto Cervantes; Alfredo Sanzol, director del Centro Dramático Nacional; Luis Luque, adjunto a la dirección del Teatro Español; el iluminador teatral Juanjo Llorens; Ignacio del Moral, presidente de la Asociación de Autores y Autoras de España, o Jesús Cimarro, expresidente de la Academia de las Artes Escénicas de España. Del mundo político madrileño estuvieron presentes Manuela Villa, del PSOE, así como Mónica García, Jazmín Beirak y Rita Maestre por Más Madrid. Las entradas para el evento, con un aforo de 200 personas, se agotaron a las pocas horas de ponerse a la venta.

A la entrada del encuentro, Luis García Montero calificó la obra de Muero porque no muero de excelente. “Bezerra es un autor de mucho interés. No comprendo nunca la censura y menos con una obra que no ofende a nada y crea mucho”, añadió. Pedro Almodóvar señaló: “Estoy aquí porque estoy absolutamente en contra de cualquier tipo de censura y esto nos retrotrae a los peores tiempos. Nunca imaginé que iba a intervenir hoy en un acto contra la censura. Hace cuarenta años que nos manifestábamos por esto”. Junto a él, Marisa Paredes también mostró su rechazo a la censura. “Es fundamental que la obra se vea y tener la posibilidad de decir que la Comunidad de Madrid se equivoca. Es un asalto a la cultura que hay que contestar”, aseguró la actriz. En el coloquio con el público que mantuvieron Bezerra y Umpierrez con el público, Almodóvar lamentó de nuevo el retroceso y recordó que cuando él estrenó en 1983 su película Entre tinieblas, protagonizada por monjas, no fue objeto de ninguna censura. Además, animó a Bezerra a salir él mismo como intérprete a los escenarios: “Si quieres, yo te dirijo”.

Pedro Almodóvar, a su llegada a la lectura dramatizada de 'Muero porque no muero'.
Pedro Almodóvar, a su llegada a la lectura dramatizada de 'Muero porque no muero'.Sergio Pérez (EFE)

Paco Bezerra confesaba sus nervios, pero también su alegría. “Estoy ante el mejor reparto soñado para una de mis obras. Estas cinco actrices son las mejores”, dijo Paco Bezerra. La función fue mucho más que una lectura dramatizada. Fue toda una lección de interpretación ofrecida por las cinco intépretes, todas ellas vestidas de negro. Sentadas en una fila frente al público, con un atril e iluminadas cada una de ellas con una luz blanca, se fueron intercalando en la narración en las distintas escenas y, en algunos casos, generando encuentros dentro del texto. Umpierrez quiso jugar, en la pantalla tras el escenario, con el color azul como “símbolo de la libertad y la verdad” y el rojo “como textura de la pasión y el poder”. La función termina con una frase impresa de Teresa de Jesús: “El que quiere conseguir todo, debe renunciar a todo”.

La lectura dramatizada de Muero porque no muero forma parte de un ciclo que organiza cada año la Sociedad General de Autores de España (SGAE) con la finalidad de tomar el pulso a la dramaturgia contemporánea y en el que se incluyen las obras premiadas por la institución. Muero porque no muerto fue galardonada por la SGAE con el premio Jardiel Poncela, galardón que incluye también la edición de la obra.

Ana Belén, Aitana Sanchez-Gijón, Nathalie Poza, Julieta Serrano y Gloria Muñoz, durante la lectura.
Ana Belén, Aitana Sanchez-Gijón, Nathalie Poza, Julieta Serrano y Gloria Muñoz, durante la lectura.Álvaro García

La obra es un monólogo protagonizado por Teresa de Jesús con dos partes claramente divididas. La primera es más ortodoxa y claramente pegada a la vida de la santa, una especie de biopic fiel a la biografía verdadera, mientras que en la segunda, imaginada e irreal, la protagonista resucita en la España de hoy inicia la búsqueda de su cuerpo esparcido por el mundo para recomponerse, a la vez que va descubriendo la imagen que de ella tiene la sociedad actual.

La obra de Paco Bezerra, premio Nacional de Literatura Dramática en 2009 por Dentro de la tierra, fue programada para enero de 2023 por la directora artística de los Teatros del Canal, Blanca Li, decisión que fue anulada posteriormente por la Comunidad de Madrid, alegando “desequilibrios económicos y de oportunidad artística”, a pesar de que la producción estaba cerrada y aprobada. La función contaba con el apoyo presupuestario de Prospero Extended Theatre, un ambicioso proyecto que reúne a nueve de los teatros más importantes de Europa (Odeón de París, Schaubülhne de Berlín, el teatro belga de Liege y los Teatros del Canal, entre otros), que había seleccionado la obra de Bezerra, a propuesta de la propia Blanca Li, para una gira europea.

Paco Bezerra, cuya participación en una biblioteca dependiente de la Comunidad de Madrid dentro de los actos del Festival Eñe también fue anulada, lleva desde el mes de julio denunciando la “censura” contra su obra. La polémica ha llegado a la Asamblea de Madrid, en la que tanto la consejera de Cultura de la Comunidad, Marta Rivera de la Cruz, como la responsable artística del Canal, Blanca Li, han declinado comparecer y responder a las preguntas de la oposición. Sí lo hizo el martes de la semana pasada el propio Bezerra, que compareció, a instancias del grupo parlamentario Mas Madrid, en la Comisión de Cultura. El dramaturgo se enfrentó con el diputado de Vox, Gonzalo Babé, que calificó la obra Muero porque no muero de “dañina y esperpéntica”. “Usted juzga con su moral, que no es la de todos los madrileños, sáquese a los madrileños de su boca, porque los madrileños no quieren estar en su boca. Yo respeto a Santa Teresa mucho más que usted. Hay que leer antes de hablar. Le aconsejo que lea la obra de Teresa de Jesús y la escrita por mí antes de opinar”, le respondió Paco Bezerra, cuya intervención se hizo viral en las redes sociales.


Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS