El millonario Premio Planeta atrae un récord de participación con 846 obras presentadas

La 71ª edición del certamen decidirá entre nueve finalistas, después de que una novela haya sido eliminada por no cumplir las bases

El presidente del Grupo Planeta, José Creuheras, durante la rueda de prensa de presentación de la LXXI edición del Premio Planeta de Novela.
El presidente del Grupo Planeta, José Creuheras, durante la rueda de prensa de presentación de la LXXI edición del Premio Planeta de Novela.Toni Albir (EFE)

El reclamo ha surtido efecto, y el Premio Planeta, que el año pasado aumentó su cuantía para el ganador a un millón de euros, superando así el premio Nobel de Literatura, y a 200.000 euros para el finalista, ha atraído para la edición de 2022 un nuevo récord de obras presentadas. El jurado ha recibido hasta 846 manuscritos, 200 más que el año anterior. Nueve de ellos han alcanzado la fase final —y no diez como es habitual, debido a que una de las novelas finalistas ha sido eliminada al descubrir que no había respetado el requisito de ser una obra inédita, ya que se había publicado en una plataforma—. Por ahora, ha explicado este viernes el presidente del grupo Planeta, José Creuheras, en la rueda de prensa de presentación de los finalistas, no está previsto que la bolsa del premio vuelva a aumentar: “Este año la dotación del premio se mantiene, veremos cuándo podemos tener una cifra superior, pero sigue siendo el premio mejor dotado del mundo”.

El ganador de esta edición del certamen, que se conocerá este sábado en la entrega del premio, durante la cena que se celebrará en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), lo tendrá difícil para superar la sorpresa del año pasado. El premio recayó entonces en el thriller histórico La bestia, firmado por Carmen Mola, y se desveló la verdadera identidad detrás de este nombre, formada por la tríada de escritores Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero. El fallo generó cierta polémica, pero Creuheras ha afirmado que ello no supuso ningún contratiempo. “No creo que empañase el premio, es muy respetable que quisiesen presentarse con un seudónimo. La polémica al final queda soslayada ante el interés que produjo el libro y ante la calidad de la obra”. El presidente del grupo ha destacado que tanto la novela ganadora como la finalista, Últimos días en Berlín, de Paloma Sánchez-Garnica, “han funcionado muy bien y han tenido una grandísima aceptación por parte del público”. “Bien es cierto que el premio Planeta siempre tiene buena acogida”, ha apuntado, aunque no ha facilitado los datos de ventas concretas de estas novelas.

En la edición de este año, las novelas presentadas —de España, pero también de América latina, América del Norte y Central, el resto de Europa y hasta de Asia— han mostrado un cambio de tendencia en las temáticas. Juan Eslava, escritor y miembro del jurado, ha explicado que “se ha notado un decaimiento del tema costumbrista y de la guerra civil, y ha aumentado el tema de la novela social, el empoderamiento de la mujer o la novela policiaca”. Seis de las nueve novelas finalistas van firmadas con un seudónimo. Sobre la novela que se retiró del panel de finalistas a última hora, Creuheras ha explicado que el jurado se dio cuenta de que la obra no había respetado las bases este martes, el día siguiente de publicar la lista de finalistas. “Es muy difícil constatar en todos los casos si ya se han publicado o no. Pensamos que era ya muy tarde para añadir un décimo finalista y por eso la lista se ha quedado en nueve”, ha relatado. El premio Planeta, desde su primera edición, ha recibido un total de 26.000 manuscritos, y se han vendido 44,5 millones de ejemplares del conjunto de novelas galardonadas. Para la cena y entrega de premios de este año, la Generalitat ha vuelto a delegar su representación en la consejera de Cultura, con la ausencia, una vez más, del presidente del Govern, que mantiene una relación tensa con el grupo Planeta después de que, a causa del procés, trasladase su sede a Madrid.

Creuheras se ha referido también a la situación económica y la posición del sector del libro. El presidente del grupo editorial ha asegurado que su negocio “no es ajeno” a la inflación, aunque ha destacado que el precio de los libros no subirá más de un 5%, gracias a un esfuerzo del sector. El director del área de librerías del grupo Planeta, Jesús Badenes, ha resaltado que se están abriendo nuevos establecimientos, aunque ha admitido que, como en otras crisis, “el sector tiende a notarlas más tarde”. Con todo, Badenes ha explicado que el sector del libro tiene “un buen estado de salud”, porque el hábito de lectura ha crecido un 2% en el último año, y porque el crecimiento es mayor en los lectores jóvenes, según los datos del grupo. Además, siete de cada diez lectores compran los libros en las librerías, ha resaltado Badenes. “Cuando somos optimistas lo somos sobre todo por la tendencia de que hay más lectura, pero obviamente la coyuntura económica afecta al sector”, ha dicho Creuheras, quien ha insistido en la necesidad de que el Gobierno emprenda políticas públicas de fomento de la lectura y de apoyo a las librerías, aunque ha celebrado iniciativas como la del bono cultural. En España, las ventas de libros han crecido entorno a un 16% con respecto a los niveles previos a la pandemia, en un ritmo equiparable al de otros países europeos.

Crecimiento del grupo

Las cifras económicas del Grupo Planeta van en línea de la bonanza que experimenta el sector. El grupo, un conglomerado editorial y comunicativo que tiene varias líneas de negocio, cerró 2021 con una facturación de 1.700 millones de euros y un beneficio de explotación antes de impuestos (ebitda) de 305 millones. Estas cifras son un 13,3% y un 12,9% mayores que las de 2020, respectivamente. Si bien el ebitda del año pasado ya superó la cifra de 2019 (el ejercicio anterior a la pandemia), cuando se cosecharon 229 millones, las ventas todavía no se recuperaron (en 2019 la facturación fue de 1.781 millones de euros). Creuheras ha asegurado que este año se cerrará por encima de las cifras de 2021. La deuda del grupo, que se refinanció en diciembre de 2020, se redujo en el pasado ejercicio en un 50% con respecto al anterior, y se sitúa en los 250 millones de euros. “El año pasado fue uno de los mejores de la historia, estamos muy satisfechos”, ha dicho el presidente de Planeta. El grupo ya salió, a principios de este año, del accionariado de uno de los lastres que arrastraba, la filial italiana DeA Planeta Libri, que no funcionaba, pero su impacto en las cuentas ha sido reducido, porque solo facturaba cinco millones de euros.

El negocio editorial, que engloba los distintos sellos que tiene en su catálogo, representa el 26% de la facturación, y está sostenido básicamente por los libros en papel, ya que los electrónicos solo copan el 6% de las ventas. La pata más importante del grupo, la audiovisual (Planeta es accionista de referencia en el grupo Atresmedia y en La Razón), supone el 49% del negocio, un punto menos que el año anterior ya que sufre la caída de la publicidad en los medios de comunicación. El negocio de la formación, en el que Planeta tiene inversiones en universidades de todo el mundo, representa el 21% del total, mientras que el resto son participaciones en otros negocios. El grupo también es propietario de la cadena de librerías Casa del Libro, que cuenta con 53 establecimientos en España. El año pasado se abrieron cinco librerías y el que viene prevén abrir otras cinco. “Estamos aprovechando esta situación de solvencia para invertir, y aunque no preveemos ningún gran movimiento corporativo, seguimos invirtiendo en nuestros negocios”, ha explicado.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS