Música
Crónica
Texto informativo con interpretación

Arctic Monkeys ofrecen en Málaga un espectáculo sólido en su único concierto en España este año

La banda británica, liderada por Alex Turner, aprueba con notable su paso por el festival Cala Mijas, que reunirá a 100.000 personas en tres días

Alex Turner, líder de Arctic Monkeys, durante el concierto de la noche del jueves en el Festival Cala Mijas.
Alex Turner, líder de Arctic Monkeys, durante el concierto de la noche del jueves en el Festival Cala Mijas.Sharon López/Festival Cala Mijas

Málaga vivió ayer un día gris, plomizo, húmedo, pesado. Parecía un mensaje del verano, que da la sensación de tener ganas de echar a los turistas que aún quedan en la Costa del Sol para apagar las luces, cerrar la llave, barrer la casa y disfrutar a solas de sus últimos días de 2022. Bastó, sin embargo, un rasgueo de guitarra para iluminar por completo la jornada, para refrescar la noche y dar por bueno el tiempo perdido en atascos, los nervios de la última hora, el jaleo de un festival, el Cala Mijas, aún con olor a nuevo. Salió Alex Turner (Sheffield, Reino Unido, 36 años) al escenario, tocó los primeros acordes de Do I Wanna Know? y desaparecieron los problemas para las miles de personas que acudieron ayer al único concierto de Arctic Monkeys en España este año. Suya es gran parte de responsabilidad de que hasta el domingo se esperen cerca de 100.000 personas en esta nueva cita musical por la que, hasta el sábado, también pasarán The Chemichal Brothers, Nick Cave o Liam Gallager, entre varias decenas de bandas.

No aparecía el grupo británico por la península ibérica desde 2018, cuando se dejaron ver por el Primavera Sound de Barcelona y el Mad Cool de Madrid. Jamás habían asomado la cabeza por Málaga, provincia tradicionalmente alejada de los circuitos musicales de peso hasta la explosión festivalera de este verano. La primera vez de los de Sheffield ha llegado en el festival Cala Mijas, que ayer se estrenaba en un espacio gigantesco en medio de la montaña. La zona era pleno campo hace pocos meses y ahora es un recinto enorme y cómodo a pesar de la marabunta de asistentes. Cuatro escenarios, carpas para descansar y lucecitas repartidas por las lomas acompañaron al atardecer de color rosado que regaló ayer el sol. Un arco iris, esta vez de metal, recibía a los asistentes al evento que ha puesto patas arriba Mijas, con un despliegue de seguridad pocas veces visto en la provincia. Vigilaban, atentos, decenas de policías. El público procedente de Reino Unido es aquí legión. Los vuelos baratos al aeropuerto malagueño y el hecho de que más de 8.000 vecinos del municipio (el 10% de la población) sean ingleses tiene mucho que ver.

Róisín Murphy, durante su actuación de anoche en Caja Mijas.
Róisín Murphy, durante su actuación de anoche en Caja Mijas.Sharon López/Festival Cala Mijas

También que el festival haya apostado por un cartel con mucho peso de las bandas anglosajonas. Ayer mismo, Blossoms y la camaleónica Róisín Murphy prepararon el ambiente durante la tarde. Lo hicieron con permiso de Sen Senra, que se lució ante un público reducido antes de la llegada de Arctic Monkeys al escenario principal. Con pantalones vaqueros, camisa de cuello mao, flequillo y greñas con gomina, Turner se ganó a la audiencia en un santiamén con el primer tema. El segundo, Brianstorm, sirvió para sacar el lado más hooligan del público. Y con el tercero, Snap Out of It, el grupo mostró su preferencia por su álbum AM y esa capacidad de viajar entre el rock adolescente y el más pausado, cercano al soul y los 70. Es la consecuencia de fusionar la banda que nació hace 20 años y la actual. De las pulsiones de juventud a las preocupaciones de la edad adulta. De la pasión a la rutina.

Siempre con el rock por bandera, hoy están menos locos que ayer. Nadie desfasó en Mijas, ni desde el escenario ni desde el tendido. Sin embargo, esa madurez sienta bien a la banda, pausada, enérgica y envolvente. También a su líder, que lo único que logró chapurrear en español fue “muchas gracias” en un par de ocasiones. Turner lleva ya dos décadas sobre los escenarios, pero sorprende saber que tiene solo 36 años. Y cuando deja la guitarra de lado, se abre la camisa un par de botones, recorre el escenario con cara de seductor, se acaricia el pelo y entra en el papel de crooner para alojarse en el Tranquility Base Hotel & Casino. Lo supieron transmitir el grupo Ginebras con esa copla que cantan y dice eso de que “quieres parecer Alex Turner / porque sabes que me mola”.

Moló, y mucho, al público local. Más aún al mayoritario procedente de las islas, cerveza en mano permanente y coreando los himnos de sus paisanos. Disfrutaron con 505 o Why’d You Only Call Me When You’re High?, y se quedaron mudos mientras la banda se adentraba, con I Ain’t Quite Where I Think I Am en su nuevo disco. Se llama The Car y lo lanzarán el 21 de octubre después de que el pasado 30 de agosto publicaran su primer sencillo, There’d Better Be a Mirrorball, cuyo vídeo —dirigido por Turner— acumula tres millones de reproducciones en YouTube en solo tres días. También tres fueron los temas del bis final, que comenzó con One Point Perspective y acabó con Arabella y R U Mine, ambas de AM, el que parece su cancionero favorito.

Otro tres sirve para sumar los años que Arctic Monkeys llevaban sin subir a un escenario hasta que comenzó su gira mundial el pasado 9 de agosto en Estambul. Han viajado desde entonces por Bulgaria, Croacia, República Checa, Rumanía, Hungría, Suiza y Francia antes de recalar en Mijas. Hoy viernes darán el salto a Lisboa para participar en Kalorama, festival organizado, como el propio Cala Mijas, por la promotora Last Tour, de ahí que compartan prácticamente el mismo cartel. En la Costa del Sol aún queda tralla. Este viernes estarán Nick Cave & The Bad Seeds, The Chemichal Brothers, Kraftwerk o Bomba Estéreo y el sábado será el turno de Liam Gallagher, James Blake, Nathy Peluso y Caribou, entre otras muchas bandas repartidas en los tres escenarios principales. El cuarto, escondido en un pequeño bosque de grandes eucaliptos, está dedicado a la música electrónica y esos DJ capaces de mezclar el último éxito de Beyoncé con algo parecido al tecno y conseguir que suene bien. Son tantos los argumentos, que lo va a tener complicado el verano para sacar la escoba. De Mijas, de momento, nadie se quiere ir.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS