_
_
_
_

Muere la gran actriz teatral Berta Riaza a los 94 años

Premio Nacional en 1992, desarrolló una carrera de casi seis décadas en la que participó en los grandes clásicos de la dramaturgia, que compaginó con apariciones en la televisión

Berta Riaza
La actriz Berta Riaza, en su casa de Madrid, en 1999.RICARDO GUTIÉRREZ

Berta Riaza tuvo que retirarse hace 18 años porque su cabeza ya no le servía para ser actriz. Y desde entonces, las gentes del teatro no han dejado nunca de recordarla y de preguntar por ella a la actriz Julieta Serrano, su gran amiga, que ha estado pendiente de ella hasta este domingo, en que ha muerto a los 94 años en Madrid. Ambas mostraron una de las relaciones de hermandad más hermosas, sólidas y profundas que se conocen, similar a la que se puede encontrar entre una madre y una hija, porque además Berta Riaza se convirtió un poco en niña estas dos últimas décadas. Su velatorio se ha instalado en el Tanatorio de la M30 de Madrid. De ahí partirán sus restos mortales mañana, lunes, sobre las 12.20, para ser enterrada en el cementerio de la Almudena.

El director teatral Lluis Pasqual, que ha sufrido en los dos últimos años varias pérdidas importantes, sólo tiene alabanzas para ella: “La recuerdo en una Lady Macbeth prodigiosa. Siempre se dice que el soprano absoluto es el capaz de cantar La traviata, Salomé y Norma, y siempre dentro de la excelencia”, comenta. “Yo la recuerdo haciendo comedia, como en Las mujeres sabias, de modo magnífico, y cuando abordaba la tragedia siempre era de modo excepcional”. Por su parte, el dramaturgo Alberto Conejero, premio Nacional de Literatura dramática, ha publicado un tuit en el que ha recordado que “Berta Riaza consagró su vida al teatro: Esquilo, Chéjov, Valle-Inclán... hasta que la propia vida la retiró del teatro”.

Nacida en la capital, el 27 de julio de 1927 (”me ha ido muy bien lo de haber nacido el 27 del 7 del 27″, decía) desarrolló una sobresaliente carrera en el escenario y también en televisión a lo largo de casi sesenta años, entre 1947 y 2004. En 1992 fue distinguida con el Premio Nacional de Teatro.

Con unos padres maquilladores de cine y teatro, Berta Riaza entró a los 14 años en la Escuela de Arte Dramático. Debutó en el Teatro María Guerrero, en Madrid, con Historia de una casa, de Joaquín Calvo Sotelo, en 1949. Después formó parte de la compañía que encabezaban los actores Antonio Vico y Carmen Carbonell, la compañía Lope de Vega y el Teatro Español. “Lo que he hecho no es una carrera, eso me suena muy rimbombante”, declaraba en una entrevista con EL PAÍS en 1999.

De imagen seria, quizás acentuado por los papeles que le tocó interpretar, tuvo una pequeña presencia en el cine, debutando con José Luis Sáenz de Heredia en Diez fúsiles esperan. Estuvo en el reparto de Entre tinieblas (1983), de Pedro Almodóvar, y de Luces de bohemia (1985), de Miguel Ángel Díez. Con la televisión tuvo una larga relación, en especial, con las versiones de grandes títulos de la dramaturgia para el programa Estudio 1. Su voz y dicción le dieron la oportunidad de leer el discurso de la escritora María Zambrano cuando se le concedió el Premio Cervantes en 1989 —la primera mujer que obtenía el galardón—. Fue la propia filósofa malagueña la que quiso que sus palabras las leyese Riaza.

Sobre su forma de trabajar, no aplicaba ningún método concreto. “Mi método es encontrar la verdad del personaje y estar de acuerdo con el director, porque me tienen que salir muy de dentro los textos, y eso es complicado”. De ahí que pensara que cuanto más se adule a un actor, mejor se siente: “El actor siempre se siente frustrado, porque es muy difícil meterse en la piel de los demás, siempre subsiste una insatisfacción. Por ello, a un actor no se le deben regatear adjetivos maravillosos”.

En 2004, anunció su retirada: “Estoy cansada, necesito disfrutar para seguir trabajando”, declaró en una entrevista en este medio. Sin embargo, su despedida profesional la vieron muy pocas personas. Fue en el barcelonés Teatro Borrás, ensayando Wit, de Margaret Edson, una obra donde una mujer reflexiona sobre la muerte y la enfermedad. Lluís Pasqual la dirigía con mimo y paciencia. Él se daba cuenta de que había algún problema. Berta dudaba, había como lagunas en su cabeza, no estaba aquella prodigiosa memoria suya. En una escena no pudo lanzar todo el texto. Se repitió y pasó lo mismo. Riaza miró a Pasqual y él entendió que le decía “hasta aquí hemos llegado”. No hubo palabras, ninguna explicación, ninguna pregunta… “Ella era más inteligente que nosotros y se daba cuenta de todo”, afirma Pasqual. Se abrazaron un tiempo que podía parecer eterno, en el que ambos parecían decirse muchas cosas. Cuando terminó, ella hizo su último mutis por el foro y Pasqual se retiró a un cuartito cercano al escenario y se abrazó a su gran amiga la actriz Rosa María Sardá, que estaba allí. Los dos lloraron abrazados y en silencio largo tiempo.

Riaza, en una entrevista en el año 2004.
Riaza, en una entrevista en el año 2004.Luis Magán

Finalmente, el montaje se llegó a estrenar en 2005, en el Teatro Maravillas, con una magnífica Teresa Lozano, que sustituyó a Riaza. Con los años, también Pasqual puso en pie la obra con la gran Sardá, quien confesó poco antes de morir que ese trabajo le ayudó a enfrentarse a la muerte y al cáncer.

Riaza fue una actriz fetiche especialmente para dos directores. Miguel Narros, y por ende William Layton y José Carlos Plaza. Este último ha comentado: “Ha sido la gran actriz del teatro español en toda su época, la persona que encarnaba la verdad ya fuera el texto clásico, en verso, contemporáneo, porque eran sus palabras las que salían aunque las hubiera escrito Shakespeare”. Plaza, que se encuentra ensayando El sueño de la razón, de Antonio Buero Vallejo, añade: “Trabajar con ella era estar con un ángel, jamás he trabajado con un alma tan bella”. Plaza debutó con Riaza en Las bicicletas son para el verano, de Fernando Fernán-Gómez, y se despidieron como profesionales con El avaro, de Molière. Entre una y otra hay trabajos memorables, como los que hicieron en la Orestiada, Hamlet, El jardín de los cerezos.

Joaquín Notario, compañero de reparto muchas veces con Riaza, estaba desolado: “Fue la maestra que te brinda la vida sin esperarlo. Respetaba mucho a la gente joven y estaba encantada hablando con nosotros”. Notario no deja de señalar que la fortuna le hizo coincidir con ella en varios montajes: “Fue mi mujer, mi madre, mi amante, mi reina… Nos faltó ser hermanos, se lo dije cuando me comunicó que se retiraba. Es la actriz que más me ha influido en mis años como actor”. A estas palabras se suman las de Ana Belén, quien declaró: “Fue la gran maestra, y sin pretenderlo”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_