_
_
_
_
_
CRÍTICA | NINJABABY
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

‘Ninjababy’, una comedia atrevida sobre la ausencia de instinto maternal

La película de la noruega Yngvild Sve Flikke sobre maternidad tiene gracia y gancho, sensibilidad y ternura, simpatía y amargura

La actriz Kristine Kujath Thorp es la madre protagonista de 'Ninjababy'.

No es fácil componer una comedia sobre la falta de instinto maternal, un embarazo no deseado, la posibilidad de un aborto y, finalmente, la entrega del bebé en adopción. La ha hecho la noruega Yngvild Sve Flikke, directora hasta ahora inédita en los cines españoles, y el resultado tiene gracia y gancho, sensibilidad y ternura, simpatía y amargura: Ninjababy, basada en una novela gráfica de Inga Saetre. La odisea de una mujer joven que quería tener una vida, pero que, casi de la noche a la mañana, debe bregar con otra muy distinta.

Con independencia del relato en sí, la labor de Flikke está auspiciada por una decisión que otorga encanto y originalidad al conjunto: dar voz al feto a través de los dibujos que la propia protagonista realiza como ilustradora de profesión. Unas animaciones sencillísimas, casi naífs, que redondean una película de notable atrevimiento en todos los sentidos, desde el afectivo al sexual, pasando por el del lenguaje, siempre directo, coloquial y expresivo, y que además nunca juzga a sus criaturas.

Protagonizada por una chica despistada, indecisa, graciosa, desordenada y encantadora, Ninjababy no es solo una más de las recientes aportaciones cinematográficas destinadas a desterrar la clásica idea de la maternidad como culmen divino de la vida de una mujer. Es también una de las que más arriesga. Tanto en su fondo como en su forma, con esos flashes de apenas unos segundos, pura comedia del absurdo, de nuestras incongruencias y nuestras difíciles tomas de decisiones. Y, sobre todo, con un tono inclasificable de compleja graduación: de situaciones ásperas y negras, y simpática apariencia blanca.

La labor de Flikke como coguionista y directora es siempre comprometida y original, alternativa y en modo alguno complaciente. Sin embargo, hay un momento, ya cerca del final, en el que, al estar tan pendiente de la situación emocional de la madre, la película se le puede acabar escapando a su autora por el lado más débil: el del bebé, al que ella misma ha otorgado voz desde el inicio. Es durante ese trecho de la historia cuando a ciertos espectadores se les pueden encender las luces rojas de la ética, porque no parece una gran idea abandonarlo finalmente a su suerte, tanto en la vida como en la narrativa del relato. Pero Flikke reacciona a tiempo y además con convicción: con un momento triste, negro, necesario y muy especial, protagonizado por el dibujo de ese bebé ninja, por su voz directa y amarga, que no es sino la voz de la conciencia de una mujer con dudas.

Un instante que, sin desvelar demasiado, se remata con un epílogo de una gran audacia y una enorme ambigüedad. Una de esas veces en las que quizá la vida nos quite la razón (o no) con respecto a nuestros ideales previos, justo cuando lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos no acaba de estar en consonancia. Unos últimos minutos que cada uno en su butaca del cine interpretará de diferente modo (y eso es muy bueno), que subvierten los roles tradicionales de género, contradicen los conceptos de mirada masculina y mirada femenina del cine, y que incluso podrían emparentarse con los postreros instantes de otra atractiva película reciente protagonizada por una mujer joven que valora especialmente su individualidad y su privacidad: La peor persona del mundo, de Joachim Trier.

Ninjababy

Dirección: Yngvild Sve Flikke.

Intérpretes: Kristine Kujath Thorp, Nader Khademi, Arthur Berning, Silya Nymoen.

Género: comedia. Noruega, 2021.

Duración: 103 minutos.

Estreno: 10 de junio.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Javier Ocaña
Crítico de cine de EL PAÍS desde 2003. Profesor de cine para la Junta de Colegios Mayores de Madrid. Colaborador de 'Hoy por hoy', en la SER y de 'Historia de nuestro cine', en La2 de TVE. Autor de 'De Blancanieves a Kurosawa: La aventura de ver cine con los hijos'. Una vida disfrutando de las películas; media vida intentando desentrañar su arte.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_